Warning: include_once(wp-includes/js/tinymce/skins/wordpress/images/block.lang): failed to open stream: No such file or directory in /homepages/33/d828565618/htdocs/clickandbuilds/WordPress/MyCMS2/pinguino/wp-config.php on line 185

Warning: include_once(): Failed opening 'wp-includes/js/tinymce/skins/wordpress/images/block.lang' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php7.4') in /homepages/33/d828565618/htdocs/clickandbuilds/WordPress/MyCMS2/pinguino/wp-config.php on line 185
GIRH – Vitalis
Featured Image

Gestión Integral de Recursos Hídricos en Ecuador

Ing. Luís Alejandro Padrino (*) @agua_ambiente

Ubicado en la Región Andina al noroeste de Sudamérica, Ecuador es uno de los países de mayor biodiversidad con más de 20.000 especies animales y vegetales. También es reconocido por su cultura ancestral y tradiciones milenarias.

Ecuador es además el país con mayor cantidad de ríos por unidad de área del mundo y cuenta con importantes recursos hídricos con 289.000.000.000 mᶟ/año en sus cauces, lagos y embalses que se localizan en dos grandes vertientes: la del Océano Pacifico con 72 cuencas hidrográficas y la Vertiente Oriental o Amazónica con 7 cuencas hidrográficas.

El potencial hídrico entre las vertientes es muy heterogéneo pese a que ambas tienen superficies relativamente similares (48,62% y 51,38% del territorio), contando la Vertiente Oriental con las 3/4 partes de los recursos hídricos del país, mientras que la mayor concentración de la población está en la Vertiente del Océano Pacifico con el 87% de los 16.755.452 habitantes, lo que conduce a mayores presiones y demandas sobre los recursos naturales de esta región.

Entre las principales problemáticas ambientales de Ecuador destacan: la descarga de aguas residuales provenientes de la mayoría de las ciudades, la minería por el uso del mercurio, la explotación petrolera, el sector agrícola con prácticas degradantes del ambiente como el monocultivo del banano, el uso de agroquímicos y el sector camaronero cuyas actividades generan un impacto negativo en la calidad de los cuerpos de agua.

Cabe destacar que en Ecuador se ha desarrollado una importante industria agrícola y acuícola que contribuyen con el 80% de las exportaciones no petroleras del país, estos sectores también representan el 80% de la demanda hídrica, dividiéndose el resto de la demanda en un 13% para uso residencial y un 7% para uso industrial, la generación hidroeléctrica constituye más de la mitad de la generación nacional con 9 centrales hidroeléctricas, algunas en construcción.

Sin duda alguna la gestión eficiente de los recursos naturales es vital para Ecuador y enfrenta los retos del desarrollo económico, la problemática ambiental y la creciente demanda de agua con un esquema institucional descentralizado para la GIRH encabezado por la Secretaria Nacional del Agua SENAGUA que ejerce el direccionamiento estratégico para el aprovechamiento, conservación y protección del agua organizándose a nivel de cuenca, para lo que se han establecido 9 demarcaciones hidrográficas y numerosos consejos de cuenca hidrográfica para una mayor participación y cercanía de la población, comunidades y usuarios en la toma de decisiones.

Actualmente se realizan múltiples esfuerzos e investigaciones en recursos hídricos tanto superficiales como subterráneos para aumentar la resiliencia al cambio climático, patrocinados por instituciones nacionales e internacionales, así como iniciativas no gubernamentales que buscan promover la GIRH.


(*) Ingeniero Agrónomo especialista en Gestión Ambiental, Recursos Hídricos y Cuencas Hidrográficas, padrinoluisalejandro@gmail.com

Featured Image

¿Estamos gestionando nuestros recursos hídricos de manera integrada?

Por Víctor Hugo Fernández Escamilla (*)

El agua dulce se enfrenta a crecientes presiones en todo el mundo debido al consumo excesivo por la urbanización, a la falta de inversión, a la mala gestión, al despilfarro y a las exigencias de la agricultura, la energía y la producción de alimentos, lo cual demanda una gestión integral e integrada, para garantizar la sustentabilidad.

Aunque en términos generales se considera que hay suficiente agua dulce en el planeta para los más de 7,000 millones de personas que lo habitan, esta se distribuye de manera desigual y una gran proporción se desperdicia, contamina y gestiona en forma insostenible. Por si fuera poco debido al cambio climático y en un escenario en el que todo sigue igual, la UNESCO estima que 40% de los recursos hídricos del planeta serán afectados para el 2030. Esto toma aun mayor importancia cuando sabemos que debido a sus impactos en la salud, la equidad de género, la educación y los medios de sustento, la gestión de este recurso es esencial para lograr un desarrollo económico sostenible y aliviar la pobreza.

El planeta cuenta con 1,386 millones de km3 de agua, de los cuales 97.5% es salada y solo 2.5% es dulce, es decir solo 35 millones de km3. Sin embargo de esta cantidad solo 30% está disponible para el consumo humano debido a que se encuentra en forma de glaciares, nieve o hielo. El agua para su uso es llamada agua dulce, la cual se extrae de ríos, mantos acuíferos o directamente de la lluvia.

De acuerdo con la Asociación Mundial para el Agua y la Organización de las Naciones Unidas, la Gestión Integral de los Recursos Hídricos (GIRH), es un proceso que promueve la gestión y el desarrollo coordinado del agua, el suelo y los otros recursos relacionados, con el fin de maximizar los resultados económicos y el bienestar social de forma equitativa sin comprometer la sustentabilidad de los ecosistemas vitales. Su propósito es gestionar el agua dulce de manera eficiente, equitativa y sustentable.

De acuerdo con la UNESCO, las inversiones en infraestructuras hídricas son fundamentales para liberar todo el potencial de crecimiento económico en las etapas iniciales del desarrollo económico de un país. Estas infraestructuras pueden contribuir a reducir el riesgo de escasez de agua y gestionar los desastres relacionados con los recursos hídricos reduciendo su vulnerabilidad y/o aumentando la resiliencia de las economías ante acontecimientos extremos.

Por lo tanto, la GIRH además de favorecer la democratización y el acceso al agua, contribuye a maximizar los beneficios económicos a la población, además de mejorar el bienestar social sin comprometer la sustentabilidad de los ecosistemas vitales.

¿Y tú qué esperas para gestionar los recursos hídricos de manera integrada?

 

(*) Ing. Industrial / victor-escamilla@hotmail.com

Archivos

Categorías