Geopolítica de los recursos naturales

Actualidad / Blog / Conservación / Desarrollo Sustentable / Geopolítica / Petróleo / Recursos Naturales
agua

El Agua, un bien estratégico más valioso que el petróleo.

lelinLenin Carranza Torruco *

El Agua es un bien estratégico más valioso que el petróleo, porque sustenta la vida.

No se equivocan quienes aseguran que la tercera guerra mundial será por el agua, ya que es un derecho universal. Sin embargo, su disponibilidad está sesgada por factores como la contaminación, la manipulación económica y las políticas públicas. Con el crecimiento de las poblaciones, su uso aumenta, convirtiéndola en un bien estratégico para las naciones.

La creciente demanda de agua para la agricultura, la industria y el consumo doméstico acota el crecimiento económico a las zonas con abundancia. Para el caso de México, cada administración gubernamental establece en el Plan Nacional de Desarrollo, la Gestión Integral de los Recursos Hídricos en sus diferentes niveles, pero son planes a corto plazo.

La precaria planificación y sobre todo la carencia de educación ambiental, dentro de las políticas públicas, limita el tratamiento de aguas residuales y consecuentemente su reutilización. Esta falta de conciencia colectiva para el manejo y uso adecuado del agua dulce, genera desperdicios, daños a la salud y al medio ambiente, que al final inciden en gastos para mitigar las consecuencias.

En la Constitución Política de México está claramente definido el marco legal en materia de Aguas (Art. 27) y las Leyes que de ella emanan, su reglamento para la explotación, uso y aprovechamiento, así como su distribución y control. Sin embargo, el tema de la privatización que busca modificar la Ley de Aguas Nacionales y la Ley Federal de Derechos para que privados controlen y cobren por la prestación del servicio, es un tema que nos atañe a todos como ciudadanos y que no podemos dejar pasar por alto. Ni siquiera hemos sido capaces de administrar adecuadamente tan valioso recurso, pero ya lo pretenden privatizar.

Estamos obligados a participar en la búsqueda de soluciones y alternativas de crecimiento y desarrollo sustentable, orientadas a la preservación del medio ambiente de forma integral, que además consideren mitigar y reducir el impacto de nuestras actividades sobre los recursos hídricos.

Sus propuestas y comentarios son bien recibidos, porque estoy convencido que trabajando juntos podemos, alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible.

El agua es un bien estratégico más valioso que el petróleo, porque sustenta la vida. En la especie humana radica la posibilidad de disfrutarla a perpetuidad.

(*) lctorruco@gmail.com.

Fuente de la imagen del agua: Aizpun

abr-basura-07-13

¿Qué hacer con nuestros residuos?

crisoforo-mecinas-cruz Crisóforo Mecinas Cruz (*)

Durante los últimos 50 años, la población mundial se ha multiplicado considerablemente planteando una serie de retos para las ciudades. Solo para tener una idea, en 2012 se generaban 1,300 millones de toneladas anuales de residuos en el mundo y se espera que para 2025 la cifra aumente a 2,200 millones de toneladas.

A medida que se ha incrementado el volumen de residuos, también ha aumentado el tiempo requerido para su degradación, como es el caso de las bolsas plásticas y de muchos equipos electrónicos, los cuales representan un riesgo al medio ambiente. Estos materiales contienen componentes tóxicos que requieren un proceso especializado para su recolección, disposición y tratamiento.

En muchas ciudades la disposición de residuos se continúa realizando al aire libre o mediante la quema indiscriminada de los mismos, lo que ha ocasionado la contaminación del suelo, los ríos e inclusive los océanos, al ser vertidos directamente en ellos. Por ello requerimos llevar a cabo una gestión integral de los residuos mediante la implementación sistemática de acciones para su manejo, incluyendo normativas, operativas, financieras, de planeación, sociales, educativas, y de monitoreo, entre otras.

Tales acciones comprenden todo su ciclo, desde su generación hasta la disposición y tratamiento final, con el objeto de lograr beneficios ambientales, y la optimización económica de su manejo y su aceptación social, conforme a las circunstancias de cada localidad o región. Lo anterior es parte de la responsabilidad conjunta entre productores, distribuidores, consumidores y de los gobiernos, entre otros actores.

Nuestro papel como consumidores debe enfocarse en tres principios básicos para disminuir la producción de residuos y reducir su impacto en el medio ambiente. El primero es la reducción, evitando el consumo de productos que generen mayores residuos, como es el caso del agua y de los refrescos que vienen en botellas de pet, así como productos cuya vida útil sea muy corta, como en el caso de algunos aparatos electrónicos. El segundo es la reutilización, eligiendo aquellos cuyo envase podamos volver a utilizar como contenedores o materias primas en otro proceso. El tercero es el reciclado, para lo cual hay que revisar sus características  y separarlos desde la fuente para facilitar dicho proceso.

Mediante estas acciones podemos empezar a reducir el daño que nuestros residuos causan al ambiente debido a la contaminación del suelo, del agua o del aire. No  olvidemos que cada acción cuenta y si las sumamos para resolver el complejo problema de los residuos, podemos ayudar a su solución.

(*) Ingeniero Civil, cmecinas@hotmail.com

Fuente de la imagen de basura: Diario El Argentino.

hydraulic-fracture

Reconociendo las externalidades negativas del fracturamiento hidraúlico

img-20161122-wa002_editAntonio Damián Franyutti León* / @adfral

Existe una dicotomía entre los beneficios económicos del fracturamiento hidraúlico (FH) y las externalidades negativas asociadas a su explotación. Lamentablemente los gobiernos Latinoamericanos han optado por los beneficios económicos a corto plazo, argumentando “el bienestar de la población” sobre la aplicación del principio precautorio de la legislación ambiental.

El FH es un método de extracción de petróleo y gas empleado en formaciones rocosas de muy baja permeabilidad. Durante el proceso se inyecta un fluido altamente presurizado a la formación, (agua, arena y productos químicos), la presión agrieta la formación rocosa y la arena mantiene las microfisuras abiertas lo que permite que los productos fluyan.

Sin embargo, existen impactos ambientales asociados, con implicaciones sociales y económicas, que no han sido bien evaluadas en Latinoamérica, mientras en algunos países de Europa esta técnica se encuentra prohibida.

Una externalidad negativa es el costo que se impone a alguien externo y no a las partes que decidieron ejercen la misma. Bajo este contexto, las comunidades aledañas a los sitios de explotación por FH son quienes resultarán directa o indirectamente afectados, traducida como pérdida de bienestar en el tiempo. Estos impactos ambientales se evidencian en las aguas, emisiones a la atmósfera y suelos.

La contaminación del agua se hace evidente cuando el gas, el fluido o los recortes de perforación migran hacia los acuíferos. Las emisiones a la atmósfera (CH4, CO2, COV’s, NOx, SOx, PST y BTEX)  tienen su origen en el consumo de combustibles fósiles durante el ciclo de vida del FH. En lo que respecta a contaminación al suelo, las fugas en sitios de almacenamiento de residuos, descargas intencionales, derrames de productos químicos o derivadas de tomas clandestinas, pueden ocasionar pérdidas irreversibles a la biodiversidad, al paisaje y a terceros.

Frente a esta situación es necesario, valorarla y actuar en consecuencia, ya que pudiera ser demasiado tarde y los costos asociados por los impactos ambientales y sociales serán incuantificables.

Por lo tal motivo, se deben de desarrollar estudios para el cálculo de estas externalidades considerando las metodologías de la ruta de impacto o de evaluaciones del ciclo de vida e identificar las categorías de impacto sobre las que habrán de centrarse los esfuerzos de valoración económica.

Reconocer las externalidades negativas del fracturamiento hidráulico debe ser una prioridad.

* Ingeniero Químico, estudios de postgrado en Francia en Ingeniería Ambiental. Especialista ambiental en Petróleos Mexicanos. Profesor de Ingeniería Ambiental en la Universidad Tecnológica de México Campus Cuitláhuac.

Contacto: adfranyuttil@gmail.com, Linkedin: https://mx.linkedin.com/in/antonio-d-franyutti

Crédito de la imagen: Portal del Petróleo

lago-camecuaro-michoacan

Biodiversidad en México

biodiversidad-seleneSelene Jovita Gonzalez Contreras (*)

La biodiversidad de genes, especies y ecosistemas constituye la esencia de la vida en el planeta. Se encuentra en el aire, el agua y los suelos, con quienes interactúa en forma dinámica para alcanzar el equilibrio. Países como México son afortunados por su gran diversidad, así como Colombia, Brasil, Ecuador y Venezuela, considerados megadiversos.

La megadiversidad y posición geográfica de  México ha permitido la domesticación de diferentes  especies de plantas y animales, tales como el maíz, frijol,  aguacate, vainilla, café,  ganado vacuno y algunas variedades de peces, entre muchas más. Todo ello ha servido como base alimenticia de la población en general, sin dejar de lado su importancia dentro de los propios ecosistemas, con funciones vitales en los procesos ecológicos esenciales.

Desde el punto de vista económico, la biodiversidad provee de empleos a los mexicanos. Con el control adecuado, la reproducción de especies lo convierte en un importante exportador de productos agroalimentarios para el mundo. Además, constituye un importante atractivo natural para el turismo generador de divisas.

La biodiversidad también es importante desde el punto de vista cultural, manteniendo y coadyuvando a que diferentes sectores del país que trabajan para un mismo fin, compartiendo y respetando sus conocimientos, prácticas e innovaciones. Esto es evidente no solo en su diversidad étnica, sino también gastronómica.

Recordemos que en México hay pobreza de alrededor de 46%, probablemente causada por la desigual distribución de la riqueza, la falta de una eficiente ordenación de su territorio o la incapacidad de generar riqueza de manera endógena y sustentable.

Por todo lo anterior, es necesario tomar medidas desde una visión holística, que incluya una apropiada gestión integral de sus recursos hídricos, un apropiado desarrollo sustentable forestal, así como el incentivo de buenas prácticas que impulsen el desarrollo agropecuario, evitando la sobre explotación.

La participación de las comunidades indígenas y locales, ayudaría al aprovechamiento y conservación de la diversidad biológica,  con lo cual no solo se garantizaría la preservación de la biodiversidad, sino el mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones humanas.

México es un país megadiverso y debemos conservarlo a perpetuidad.

(*) Licenciada en Administración de Empresas, selene.jovita.gonzalez@pemex.com

nature-forest-trees-fog

Desarrollo Forestal Sustentable

20150706_075906Por Belem Alvarado Carreño (*)

El desarrollo forestal sustentable comprende la conservación y uso de los recursos naturales boscosos, garantizando la producción de sus bienes y servicios ambientales en la actualidad, sin comprometer su aprovechamiento por parte de las futuras generaciones.

Los bosques constituyen el 31% de la superficie terrestre y desempeñan un papel  muy importante en la mitigación del cambio climático. Además, ayudan a mantener el equilibrio ecológico y la biodiversidad, influyen en las variaciones del clima, limitan la erosión en las cuencas hidrográficas y abastecen a las comunidades rurales de madera, alimentos, combustible, forrajes, fibras o fertilizantes entre otras cosas.

Sin embargo, en las últimas dos décadas ha habido una disminución importante de bosques que  ha llevado el tema del desarrollo forestal sustentable a foros internacionales, donde se han establecido acciones para favorecer su conservación, tales como programas forestales donde se hace partícipes a todos los interesados de la conservación y el uso sostenible de los recursos biológicos.

Países como Suecia y algunos otros de Europa Septentrional, ya cuentan con modelos de desarrollo forestal sustentable que  les permite cumplir con los principales aspectos de la sustentabilidad al permitir un desarrollo económico del país en beneficio de la comunidad, manteniendo e incluso aumentando sus bosques.

México es uno de los países megadiversos del mundo y posee una de las principales extensiones de bosques y selvas,  y aunque cuenta con una Ley General para el Desarrollo Forestal Sustentable, este documento tiende hacia la disminución de la pobreza más que a la conservación de los ecosistemas.

Aunque se han  realizado múltiples esfuerzos en materia de inventarios Nacionales Forestales,  los que se han realizado hasta ahora no resultan comparables al utilizar metodologías distintas, esto lo cual plantea un reto de realizar los siguientes Inventarios Nacionales Forestales usando una metodología que permita comparaciones, que permitan establecer acciones claras con metas definidas que garanticen el desarrollo forestal sustentable y la conservación de nuestros bosques.

Existen otros problemas que debemos solventar, como el caso de empresas  que aprovechan los recursos naturales de manera indiscriminada, incluyendo no solo a los bosques sino también el agua, sin tomar en cuenta las necesidades de los habitantes de las comunidades, llevándolos a un deterioro importante de su calidad de vida, difícil de revertir.

Aunque el camino es arduo, con las políticas adecuadas y la concientización de la población, estamos a tiempo de tomar acciones contundentes que garanticen la conservación de los bosques a perpetuidad a través del desarrollo forestal sustentable.

 (*)Químico Farmacéutico Biólogo, Especialista en Higiene Industrial, estudiante de la Maestría en Tecnologías del Desarrollo Sustentable.

belemalvaradoc@hotmail.com

 Imagen del bosque cortesía de pexels.com

U.S. Republican presidential candidate Donald Trump speaks at a veteran's rally in Des Moines

Segundo productor mundial de GEI eligió a un presidente que no cree en el calentamiento global

ddiazmartinPor Diego Díaz Martín, PhD. (*) / @DDiazMartín

El segundo productor de gases de efecto invernadero del mundo eligió a un presidente que no cree en el calentamiento global. Así están las cosas en el planeta. El futuro parece lucir aún más incierto.

La comunidad científica ya ha alertado sobre las implicaciones sociales y económicas del calentamiento global, más allá de las ambientales que son evidentes.

Entre las consecuencias económicas encontramos la posible disminución de la productividad agro-alimentaria, así como la pérdida de bienes y servicios debido al incremento de los incendios forestales, la intensificación de las sequías, la proliferación de inundaciones extremas, y la aparición o complejización de otros fenómenos relacionados con el clima, como los tornados, huracanes, tifones y ciclones.

A lo anterior debemos agregar las pérdidas materiales por el incremento del nivel del mar, que haría desaparecer  casas, carreteras, vías férreas, aeropuertos, líneas eléctricas, presas, diques y malecones, entre otras estructuras de vital importancia.

Todo lo descrito también implica consecuencias sociales, como la pérdida de la calidad de vida, la migración de personas hacia zonas más seguras y la proliferación de enfermedades vinculadas con el nuevo clima, muchas de las cuales ya no serían exclusivas de las áreas tropicales del planeta.

Aunque no crea en ello, el primer reto ambiental del nuevo presidente electo de los Estados Unidos, será sin dudas el cambio climático. Su abordaje es seguro, no necesariamente por convicción, sino por presión de diversos líderes del mundo.

Estados Unidos no solo es el segundo productor de gases de efecto invernadero después de China, sino que además acumula 40% de la deuda climática mundial por los daños causados en el ambiente planetario.

Los estadounidenses eligieron un presidente que no cree en el calentamiento global.

Mientras tanto, ¿qué cree Ud. que hará el señor Trump?

 

 

(*) Biólogo, MSc. en Gerencia Ambiental y Doctor en Ingeniería. Presidente y Fundador de VITALIS. Miembro de diversas organizaciones ambientales nacionales e internacionales. Académico e investigador.

 

Imagen de Donald Trump cortesía de Reuters/Rick Wilking.

los-17-objetivos-de-desarrollo-sostenible-post-2015-tamano

Educar para el Desarrollo Sostenible, una sencilla ecuación: Sensibilidad + Empatía.

gcolina

Lic. Greta V. Colina H. (*)

 

Avanzamos en una caminata que tiene nueva fecha de inicio y término: 2015|2030. Este tiempo es el  acordado para el logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos en agenda y adoptados  por los estados miembros de las Naciones Unidas  en la Cumbre para el Desarrollo Sostenible llevada a cabo en el 2015. 

La agenda tiene como uno de sus intereses ponerle  fin a  la pobreza en el mundo para garantizar el bienestar social bien entendido como:   progreso, paz, igualdad, equidad y sobre todo la sostenibilidad del planeta. Un tiempo para la participación activa y eficiente de todos los actores dentro de  cada sociedad del mundo, cualquier ciudadano que reconozca que  a través de su acción consciente puede hacer abonos para mitigar el deterioro de la Tierra.

Para que está participación ciudadana sea efectiva se hace imprescindible el hecho de estar bien informados con relación a los problemas ambientales. Lograr estar alfabetizados ambientalmente debe ser la prioridad de todas las sociedades y más allá de parecer complicado, imposible y muchas veces desalentadora la idea de transferir este conocimiento,  resulta ser solo una cuestión de sensibilidad y empatía, por lo tanto la educación de este momento,  más allá de ser vista como un desafío,  se presenta llena de oportunidades.

Alcanzar una educación inclusiva y de calidad es el sexto objetivo de los ODS. Resulta necesario entonces  un modelo educativo que se adapte a las nuevas condiciones ambientales  y que tome en cuenta, más allá de los contenidos elementales de formación,   los aspectos sociales-económicos- y ambientales-  de cada región para garantizar un crecimiento respetando el buen uso y aprovechamiento de los recursos.

Si bien la educación ambiental no es la única manera concienciar a la sociedad reconozco que la educación es el mejor vehículo que tenemos para fomentar el amor por la naturaleza.

Enfoquemos nuestros esfuerzos para que exista mayor cooperación y compromiso. Valoremos cada paso, cada acción. Sintamos la fuerza que moviliza cada intensión por tener un mundo mejor. Reconozcamos que mientras más seamos es mejor. Aplaudamos cada descubrimiento científico y tecnológico  que permita la perdurabilidad de nuestros genes y ecosistemas. Apoyemos cada emprendimiento social que repercuta en el bienestar y el progreso de las sociedades,  pero sobre todo alentémonos con la esperanza de que lo que hagamos habrá valido la pena.

Despertemos en nosotros sensibilidad y empatía. 

 

(*) Docente Esp. en Gestión Ambiental Empresarial. gretav.colinah@gmail.com

mexico_evento

Condiciones para asegurar la Gobernabilidad del Desarrollo Sustentable en México

Ricardo Ramirez AnahuacPor Lic. Ricardo Beyer Ramírez (*). 

Para asegurar la Gobernabilidad del Desarrollo Sustentable en México, existen diversas condiciones, algunas de ellas para impulsar el desarrollo económico compatible con la conservación del ambiente y la Equidad Social.

Las reformas estructurales han permitido llevar a la persona al centro de las preocupaciones como por ejemplo: la Evaluación de Impacto Social de la Reforma Energética utilizando metodologías con enfoque de derechos humanos como lo dispone la Ley de Hidrocarburos y la Ley de la Industria Eléctrica para que cada acción sea en forma simultánea: económicamente rentable, ambientalmente sustentable y socialmente justa.

Asimismo, el gobierno está trabajando en otras reformas, como la educativa, pero sin tener los resultados deseados, ya sea por los objetivos planteados, o las etapas de sus planes de acción.

Actualmente el empresariado, la sociedad civil  y el gobierno deben trabajar con un sentido de responsabilidad social para que la paz, el desarrollo y la protección ambiental sean interdependientes e indivisibles.

Falta mucho por hacer, como por ejemplo: a) La planeación territorial está desvinculada de la planificación hídrica, generando un impacto ambiental negativo en el entorno, pues no se han formulado los mecanismos jurídicos, realizándose de forma separada y descoordinada; b) Mejorar el tratamiento de las aguas residuales (tanto municipales como industriales), ya que hay un retraso en relación con los demás países de la OCDE; c) Mejorar la aplicación de las leyes de protección ambiental; d) Progresar en la integración de los aspectos medioambientales en la agricultura, la energía, el transporte y otras políticas sectoriales; e) La salud y la educación son campos estratégicos ya que la desigualdad entre distintos grupos sociales y estados federales refleja una cobertura educativa y sanitaria incompleta, fragmentación y una baja calidad de los servicios que recibe la población; f) Fomentar la calidad del gasto para seguir teniendo la confianza de las calificadoras internacionales; g) La inseguridad pública es una gran desventaja competitiva; y h) Robustecer la transparencia y rendición de cuentas en todas las instituciones gubernamentales para lograr la confianza de la sociedad.

Por último, es indispensable fortalecer el Estado de Derecho, y contar con agentes clave con una visión de sustentabilidad para encaminar al país a contar con las condiciones para asegurar la Gobernabilidad del Desarrollo Sustentable en México.

 

(*) https://www.linkedin.com/in/lic-ricardo-beyer-ram

 

pobreza-mexico_0

Pobreza en México: ¿Causa o consecuencia del deterioro ambiental?

JCHMPor Juan Carlos Hinojosa Mora (*).

Hoy en día México está viviendo una crisis de pobreza, debido al deterioro constante en la economía, el medio ambiente, la sociedad y en la cultura.

La globalización es un efecto inevitable que nos ha impulsado a explotar nuestros recursos naturales para la exportación en beneficio de otras naciones sin pensar en la tasa de regeneración de nuestros recursos ni las reservas que tendremos en el futuro.

Hace dos años teníamos 46% de población en pobreza, cuya condición es caracterizada por la carencia de recursos, medios y oportunidades para la satisfacción de las necesidades humanas mínimas, y 9.5% de pobreza extrema, que se refiere a personas que no pueden adquirir los alimentos necesarios para tener una vida sana.

La  pobreza se encuentra directamente relacionada con la capacidad de generar fuentes de empleo y el potencial basado en la educación, se necesitan profesionales que doten a una región de medios para la creación de productos y servicios comerciables que permitan relacionarse económica y laboralmente con otros sectores.

La desigualdad de los bienes, servicios y oportunidades son la causa de la vulnerabilidad y la marginación de las comunidades, esto impide que puedan desarrollarse de forma plena y por lo tanto casi imposible que salgan de estas condiciones.

Esta carencia se debe al insostenible modelo económico, a su producción y consumo para satisfacer a los países industrializados, mientras que en México, un país en desarrollo, la pobreza y la degradación ambiental incrementan conforme más se produce.

Veo la pobreza, más como consecuencia del deterioro ambiental, pues debido a la degradación de los ecosistemas las tierras se vuelven infértiles, el acceso al agua potable es casi nulo en todo el país, además incrementan las enfermedades por la contaminación de la atmósfera y todo esto se lo debemos a un pequeño grupo de empresas que junto con los gobernantes crean un ciclo económico en donde siempre ganan, mientras desintegran a su pueblo.

México cuenta con una inmensa riqueza cultural y natural, somos unas de las grandes y viejas civilizaciones, un pueblo trabajador con larga tradición de lucha. Necesitamos recuperar nuestro tejido social, coexistir en el ambiente con armonía y enfocarnos más hacía un desarrollo sustentable que permita un sistema económico sostenible.

(*) Ingeniero Civil, hinojuan@hotmail.com

Archivos

Categorías