Warning: include_once(wp-includes/js/tinymce/skins/wordpress/images/block.lang): failed to open stream: No such file or directory in /homepages/33/d828565618/htdocs/clickandbuilds/WordPress/MyCMS2/pinguino/wp-config.php on line 185

Warning: include_once(): Failed opening 'wp-includes/js/tinymce/skins/wordpress/images/block.lang' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php7.4') in /homepages/33/d828565618/htdocs/clickandbuilds/WordPress/MyCMS2/pinguino/wp-config.php on line 185
Tecnologías – Vitalis
Featured Image

La conservación de los suelos como soporte de vida.

Por Lic. Lizbeth Flores Padilla (*)

La supervivencia de todo organismo requiere de un medio físico para su desarrollo. El suelo, superficie de la corteza terrestre, es un elemento natural formado por minerales provenientes de la desintegración de rocas, descomposición de vegetales y animales muertos, y actividad del viento y el agua. Su composición lo convierte en un cuerpo biológicamente activo que ofrece una serie de servicios ambientales tanto para ecosistemas como para los organismos que viven en ellos.

El suelo funciona como hábitat de una gran diversidad de flora y fauna. En urbes, es utilizado como material para construcciones, opera como soporte para estructuras y áreas verdes; por su permeabilidad actúa como medio filtrante para recarga de acuíferos. Además, brinda servicios ambientales intangibles como regulación del clima, ciclos de nutrientes, secuestro de carbono, entre otros.  

La importancia del suelo radica en las funciones, procesos y servicios naturales que se generan en él y en el hecho de que es sobre él donde la vida tiene lugar. Adición a lo anterior, su proceso de formación y regeneración requiere de cientos a miles de años, convirtiéndolo en un recurso no renovable.

Procesos naturales generados por acción del agua y el viento en sus diferentes formas como precipitaciones y tornados, han ocasionado desprendimiento, humedecimiento y desagregación de componentes primarios del suelo, trayendo disminución de su capacidad natural de infiltración y retención de humedad. Sin embargo, uno de los factores que más han contribuido con su deterioro, son las actividades antrópicas entre las que destacan la deforestación, prácticas agropecuarias inadecuadas, explotación de minas, construcción de asentamientos humanos y contaminación por residuos.

Organizaciones nacionales como internacionales han sumado esfuerzos en la lucha contra la degradación del suelo, llevando a cabo programas, métodos y técnicas de conservación tendientes a mejorar y preservar su potencial.

Los trabajos realizados van desde la aplicación de buenas prácticas como separación de residuos, cambios en las formas de cultivo, campañas de recolección de basura, hasta implementación de regulación y creación de tecnologías de limpieza de suelos.

La aplicación de buenas prácticas y mejores técnicas en el manejo de suelos es una labor que nos compete a todos, pues somos quienes más contribuimos con su deterioro y en nuestras manos está el recuperar y conservar el soporte que da sustento a nuestra supervivencia y que nos permite lograr el desarrollo y crecimiento de toda Nación.


(*) Licenciada en Derecho, por la Universidad Autónoma del Estado de México, con experiencia en la rama Administrativo – Ambiental, actualmente estudiante de la Maestría en Tecnologías para el Desarrollo Sustentable. Correo electrónico lizgflopa@gmail.com

Featured Image

Residuos Peligrosos, ¿Qué se hace en México?

Edgar Rodríguez Santos (*)

Para que un residuo se considere peligroso tiene que presentar alguna de las siguientes propiedades: Corrosivos, Reactivos, Explosivos, Tóxicos, Inflamables y/o Biológico-Infecciosos. La aproximación más reciente sobre el volumen de generación de Residuos Peligrosos para México indica que para el periodo 2004-2011, 68 733 empresas registradas, generaron 1.92 millones de toneladas.

El mayor volumen de generación de residuos peligrosos correspondió a la Zona Metropolitana del Valle de México con 584 666 toneladas, siendo el sector químico el mayor generador. De acuerdo con la normativa aplicable en México, los generadores de residuos tienen la responsabilidad de realizar una Gestión Integral de Residuos, lo cual se puede entender como un conjunto de acciones para el manejo de residuos desde su generación hasta la disposición final, a fin de lograr beneficios ambientales.

Dicho manejo integral corresponde a las actividades de reducción en la fuente, separación, reutilización, reciclaje, coprocesamiento, tratamiento biológico, químico, físico o térmico, acopio, almacenamiento, transporte y disposición final de residuos. Debido a las características físicas y químicas diversas de los residuos peligrosos, las tecnologías de tratamiento tienen que ser identificadas cuidadosamente para cada tipo de residuo, teniendo en cuenta su naturaleza y el grado de peligro asociado, entre otros factores.

Entre los principales tipos de tratamientos para los residuos peligrosos que se utilizan comúnmente y que pueden implementarse para reducir esta brecha; se encuentran el tratamiento biológico con sistemas aerobios y anaerobios y los procesos físicos y físico-químicos.

Los primeros permiten tasas de degradación más rápidas y el tratamiento de niveles altos de contaminación, mediante el aumento de temperatura y la mejora de las tasas de transferencia de oxígeno. Los segundos cubren un amplio rango de procesos aplicados a residuos peligrosos orgánicos e inorgánicos, entre los cuales, de los más comunes se encuentran los procesos físicos de sedimentación y filtración, entre otros, y los procesos fisicoquímicos, que incluyen precipitación química y procesos térmicos, entre otras tecnologías.

De tal manera que, en las últimas dos décadas México, ha tenido un gran avance en la legislación y las practicas industriales sobre las tecnologías para el tratamiento de residuos peligrosos, sin embargo, aún falta un gran esfuerzo por realizar.

*Ing. Químico Petrolero, erodrisant@gmail.com

Featured Image

Contaminación del agua: un problema que afecta y compromete al recurso hídrico del futuro.

Ing. Javier Alejandro González Contreras (*)

El agua es un recurso natural finito, indispensable para la subsistencia de todo ser viviente. Sin embargo, su contaminación, está comprometiendo su disponibilidad presente y futura.

La disponibilidad de agua promedio anual en el mundo es de aproximadamente 1,386 millones de km3, de los cuales el 97.5% es salada y sólo 2.5%, es decir 35 millones de km3, es agua dulce. De esta cantidad casi 70% no está disponible para consumo humano debido a que se encuentra en forma de glaciares, nieve o hielo.

El agua para su uso es la llamada dulce, proveniente de ríos y mantos acuíferos, sin embargo, la misma debe ser potabilizada para su consumo humano.

Se puede considerar que el agua está contaminada cuando es alterada en sus propiedades, haciéndola peligrosa para su uso en las actividades humanas o para el resto de los seres vivos.

Las principales fuentes de contaminación del agua proceden de la agricultura, el sector doméstico, las industrias y el petróleo. La situación es tan grave que menos de 20% de las aguas residuales son tratadas en América Latina.

Existen diferentes métodos utilizados por los seres humanos para ayudar a controlar la contaminación del agua. Su selección dependerá del destino final que se le dará al agua, así como del grado de contaminación existente en la misma y dependerá las características particulares del agua a tratar, así como de la calidad requerida, del tipo y cantidad de residuos que se generen durante los procesos.

La aceptación de la comunidad o grupos de personas a la que le brindará el beneficio es clave en este proceso, así como el método seleccionado pues permitiría la generación de subproductos como fertilizantes o biogás, que aporten ventajas económicas y contribuyan a la sustentabilidad de esa región.

El tiempo de vida útil de los equipos empleados en los métodos de tratamiento, la disponibilidad del terreno, sus características, y el costo del mismo para la implementación de los procesos y del costo de inversión, de operación y mantenimiento del proyecto también son criterios de selección importantes.

Otros elementos para tomar la decisión apropiada son el diseño, construcción y equipamiento requeridos en el proceso, la sencillez de operación del proceso, la seguridad de operación sin que presente fallas que afecte la calidad del proceso, el personal que se requiera para su operación y la disponibilidad de refacciones para proporcionar el mantenimiento preventivo-correctivo.

Finalmente, y no menos importante, el impacto que genere al medio ambiente durante su operación, como la producción del ruido, malos olores, condiciones para la reproducción de animales dañinos o molestos, son criterios fundamentales en la selección del método usado para controlar la contaminación del agua.

Para mitigar los efectos sobre la contaminación del agua, debe existir coordinación y cooperación en las diferentes autoridades quienes deben seleccionar las tecnologías más apropiadas para la conservación de los recursos hídricos.

Sin embargo, la principal responsabilidad recae en cada uno de nosotros, ya que tenemos que hacer conciencia que al verter toda clase de basura o desechos que contaminan al medio ambiente y particularmente al agua, atentamos contra nuestra propia existencia y el de las generaciones futuras.

 

(*) Ingeniero Industrial, translogme@gmail.com

Tecnologías en favor del Desarrollo Sostenible

Por Diego Díaz Martín, Presidente de VITALIS

El desarrollo de nuevas tecnologías en favor de la conservación ambiental ha sido siempre una preocupación del sector privado, particularmente de aquellas organizaciones relacionadas con el aprovechamiento de los recursos naturales y el ambiente.

Diversos han sido los intentos por lograr un uso más racional y económico de los bienes y servicios de la naturaleza, en particular del agua y la energía.

Para satisfacer nuestras necesidades, los seres humanos hemos intervenido ríos, montañas, suelos, lagos, mares y demás ambientes naturales, con la misión de explorar nuevos beneficios económicos que con la menor inversión y mantenimiento posible, produzcan los mayores rendimientos y el menor impacto ambiental posible.

Es así como surgen las tecnologías suaves, también llamadas blandas, que buscan armonizar la conservación con el desarrollo, y están ecológicamente adaptadas a las condiciones del medio donde son aplicadas, con un uso racional de la energía y un manejo ambientalmente responsable de los residuos y materiales que se generan durante su desempeño.

En algunos países, principalmente industrializados, también son reconocidas las tecnologías de capital intensivo, aquellas basadas en métodos de avanzada que presentan una alta relación entre equipo y labor, para cumplir determinados trabajos. Un ejemplo de ello lo constituyen los tractores de alto rendimiento, basados en sistemas amigables con la protección ambiental, si los comparamos con los sistemas de arado tradicional, algunos de los cuales son altamente destructivos.

(más…)

Archivos

Categorías