Los colores alados del cielo caraqueño

Biodiversidad / Blog / Fauna
Ara_militaris_-Zoológico_Los_Coyotes_-three-8a

La Guacamaya Militar, el psitácido más amenazado de Venezuela.

Francisco Mariñez (*)  Investigador Asociado VITALIS Capitulo Lara

photo.jpg

 

En Venezuela habitan 7 especies de guacamayas siendo la Guacamaya Militar o Guacamaya Verde (Ara militaris) la especie venezolana en peligro de extinción. Esta guacamaya es conocida a lo largo de su distribución con los nombres Military Macaw, Blue – green (ingles), Guacamaya verde oscura (Colombia), Guacamayo militar (Ecuador), Maracan, Paraba militar (Bolivia).

Los representantes del genero Ara presentes en Venezuela son 05 especies, Guacamaya Azul y Amarilla (Ara ararauna), Guacamaya Bandera (Ara macao), Guacamaya Roja (Ara chloropterus), Guacamaya Maracaná (Ara severus) y la  Guacamaya Militar (Ara militaris), (Hilty 2003).

La Guacamaya Militar se caracteriza por un tamaño de 70 a 85 cm, es grande y de coloración verde oscura, con una diadema escarlata en la frente, suele ser llamativa y conspicua, cara desnuda con finas listas de color pardas y rojas. Las alas presentan una coloración azul en los extremos, rabadilla, punta y borde de la cola azul, con parche rojo hacia la mitad de la cola.

El hábitat de esta especie son las selvas, bosques nublados, de galería y bosques secos tropicales desde el nivel del mar hasta los 2.400 msnm. Se pueden observan en solitario, por parejas o bandadas numerosas. Anidan en formaciones rocosas y árboles, también suelen usar nidos abandonados y su reproducción según la literatura indica que suele realizarla en el mes de febrero. Pueden vivir de 50 a 60 años en vida silvestre. Su importancia ecológica radica en que estas aves desempeñan un papel muy importante en la dinámica de dispersión de semillas en los bosques.

La distribución es discontinua, se encuentra desde el occidente de México y Guatemala. Nororiente de Colombia, Centroccidente de Venezuela, oriente de Ecuador, y el Norte de Perú; así como desde el norte de Bolivia hasta el Noroeste de Argentina. En Venezuela se encuentra limitada a puntuales localidades de la Cordillera de la Costa central y a la Sierra de Perijá en el estado Zulia. Recientemente en Abril y Mayo de 2016 se han realizado avistamiento de esta especie en el estado Lara, en bandadas de más de 26 individuos por parte del equipo de Patrimonio Turístico de la Corporación de Turismo del estado Lara (CORTULARA) en conjunto con el equipo de Vitalis Capitulo Lara.

A nivel mundial Ara militaris es catalogada como Vulnerable encontrándose incluida en el Apéndice I de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES, 2016), en Venezuela ha sido declarada oficialmente Especie en Peligro de Extinción descripto en el Libro Rojo de la Fauna Venezolana, debido a la pérdida de hábitat y las capturas de individuos para el comercio ilegal de ejemplares que generan una rápida disminución de las poblaciones en vida silvestre.

 

(*) Jefe de Patrimonio Turístico de la Corporación de Turismo del estado Lara.

Instagram:@francisco.marinez

 

 

 

humedal-750x325

Humedales son esenciales para la recuperación económica de Venezuela

DDM 2Por Dr. Diego Díaz Martín @DDiazMartin (Presidente de VITALIS)

Cada 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, ecosistemas fundamentales para la vida y la sostenibilidad del planeta, de especial importancia para la recuperación económica de Venezuela.

Los humedales comprenden una gran variedad de ambientes acuáticos, naturales o artificiales, permanentes o temporales, estancados o corrientes, dulces, salobres o salados, incluyendo las extensiones de agua marina que no excedan de seis metros de profundidad.

También son considerados humedales los estanques para la acuicultura, las salinas para la explotación de sal, las áreas de excavación y hasta los reservorios de agua para irrigación o consumo humano. Asimismo, se incluyen lagunas costeras e interiores, manglares, morichales, lagos, bosques inundados, arrecifes coralinos y esteros, entre otros.

Una Convención internacional, de la cual Venezuela es signataria, ofrece el marco para la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos. Conocida como Ramsar, en recuerdo a la ciudad Iraní donde se firmó en 1971, este acuerdo global provee lineamientos, obligaciones y buenas prácticas para promover su apropiado manejo.

De los 2.040 humedales RAMSAR de importancia internacional que existen en el mundo,  5 existen en Venezuela, y presentan diversos grados de amenaza a su integridad. Sin embargo, es oportuno mencionar que no existe un inventario exhaustivo y consolidado de todos los humedales de Venezuela, aunque su valor, importancia y situación en el país ha sido ampliamente reconocido por muchas investigaciones de las universidades, del extinto Ministerio del Ambiente y de las ONG, por citar algunos.

El consenso técnico y científico es que los humedales son indispensables por los innumerables beneficios o “servicios ecosistémicos” que brindan a la humanidad, desde el suministro de agua dulce, hasta la producción de alimentos, energía y de materiales de construcción. Recordemos que los humedales constituyen los entornos más productivos del mundo, y son lugares valiosos para la diversidad biológica, protegiendo la productividad primaria de las que innumerables especies vegetales y animales dependen para subsistir.

Debido a los diferentes tipos de vegetación que en ellos suele encontrarse y dependiendo de su tamaño y profundidad, los humedales también pueden contribuir a la fijación de sedimentos, lo cual favorece la remoción de nutrientes y tóxicos. Asimismo, son importantes en la protección de la línea costera y en el control de la erosión de estuarios y ríos.

No olvidemos la importancia de los humedales para la agricultura, acuicultura y la forestería, entre otras formas de producción artesanal o industrial. Asimismo, actúan como retenedores naturales de agua, regulando su flujo, evitando inundaciones y permitiendo la recarga de los acuíferos, además de proveer alimento y medicinas a las poblaciones humanas y la vida silvestre y acuática, incluyendo nutrientes que sirven de sustento a las actividades pesqueras de importancia.

El tema del Día Mundial de los Humedales 2016 es “Humedales para nuestro futuro: Medios de vida sostenibles”. Sin dudas, una celebración muy oportuna para Venezuela, que debe reactivar y potenciar su producción económica, para lo cual es vital asegurar la conservación de estos ecosistemas e impulsar su apropiado manejo.

Valorar la importancia de los humedales y su rol en el desarrollo sustentable de Venezuela, debe ser una prioridad.

 

 

Papa Francisco aporta reflexiones para una nueva ecología política mundial

Por primera vez un Papa de la Iglesia Católica presenta una Encíclica de alto contenido político en materia ambiental. Sin pelos en la lengua y con los pies en la tierra, el máximo jerarca pontificio presentó al mundo diversos puntos que esperamos tengan un efecto positivo en sintonía con la sustentabilidad del planeta.

Entre los temas abordados por el Papa en su encíclica se encuentran la contaminación, principalmente la del aire y los suelos.

En la contaminación atmosférica, la encíclica “Laudeato Si” resalta como la exposición a los contaminantes atmosféricos produce un amplio espectro de efectos sobre la salud, especialmente de los más pobres, provocando millones de muertes prematuras.  Además, destaca los elevados niveles de humo que procede de los combustibles del transporte así como los que se utilizan para cocinar o para calentarse.

A ello se suma la contaminación que afecta a todos, debida al transporte, al humo de la industria, a los depósitos de sustancias que contribuyen a la acidificación del suelo y del agua, a los fertilizantes, insecticidas, fungicidas, controladores de malezas y agrotóxicos en general.

Su Santidad Francisco también resalta la importancia de garantizar la potabilidad del agua, y evitar la contaminación de ríos, lagos y mares, así como evitar el despilfarro.

En materia de biodiversidad, la encíclica Papal aborda la extinción de las especies animales y vegetales, así como la deforestación como acción destructiva de los ecosistemas naturales.  También menciona a las evaluaciones de impacto ambiental, instando a que más allá de los suelos, el aire y el agua, se considere en forma apropiada a la conservación de la diversidad biológica.

El Papa también aborda la dignidad humana y la degradación social. Destaca la importancia de no dejar de lado los efectos de la degradación ambiental, del actual modelo de desarrollo y de la cultura del descarte en la vida de las personas.

Líderes mundiales (católicos o no) deberían hacer caso de este llamado del máximo patriarca de la iglesia católica para solucionar los temas ambientales más importantes del planeta. El diálogo y los consensos, son dos de las diversas estrategias de política internacional que menciona el papa en su encíclica. Ojalá sea leída e internalizada en los distintos niveles del poder público nacional e internacional.

Por lo pronto, en VITALIS esperamos que la comunidad católica atienda el llamado del Papa, y comience a adoptar comportamientos ambientalmente responsables en sus iglesias, colegios y universidades, pero más allá, en la propia vida de su feligresía.

Bravo por el Papa Francisco. Sin dudas un nuevo líder ambiental mundial.

Si quiere leer completa la encíclica papal,  haga clic aquí.

Precaución ante los incendios forestales

(Especial, VITALIS mayo 2015). Las altas temperaturas y los recientes incendios forestales en diversas partes de Venezuela, México y otros países, alertan sobre la necesidad de adelantar esfuerzos para atender esta situación con eficacia y eficiencia. Expertos coinciden en que deben evitarse las lamentables consecuencias del fuego sobre la biodiversidad, así como sobre los suelos, el aire, las aguas y las personas y sus bienes.

De acuerdo con la ONG VITALIS, siete son los elementos claves a tomar en cuenta para atender esta problemática: 1) Suficiente inversión en tecnología y personal, 2) Prevención en las áreas con mayor riesgo de incendios forestales, 3) Detección y atención oportuna de los incendios con suficiente capacidad de respuesta, 4) Efectiva coordinación entre los organismos encargados y los grupos de voluntarios, 5) Apropiado equipamiento, capacitación y actuación de los funcionarios, 6) Manejo ambiental de las áreas a posteriori de los incendios para promover su recuperación, y 7) educación ambiental para disminuir la ocurrencia de estos fenómenos socio-naturales.

En opinión del Doctor Diego Díaz Martín, Presidente de VITALIS y Profesor de las Universidades Anáhuac Cancún de México y Metropolitana de Venezuela, “la recuperación de un bosque silvestre puede tardar entre 10 y 70 años, dependiendo de su conformación físico-natural”, pues los incendios forestales arrastran consigo innumerables consecuencias como “la destrucción de la fauna y la flora y su hábitat natural, el empobrecimiento y erosión de los suelos y la interrupción de los ciclos del agua y del oxígeno. Díaz Martín también alerta por la correspondiente pérdida de agua para el consumo humano, la contaminación atmosférica producto de las fuertes emanaciones, la destrucción de la belleza del paisaje y hasta el recalentamiento de la atmósfera por su contribución al efecto invernadero”.

Gustavo Suárez, Presidente de VITALIS México, también alerta sobre las consecuencias económicas y sociales de los incendios forestales, entre las que destacan “la destrucción de cultivos agrícolas, viviendas, maquinarias, materia prima para la producción infraestructura y equipos, incluyendo el riesgo de muerte de seres humanos”.

En cuanto al origen de los incendios, VITALIS señala que es muy difícil, por no decir imposible, que los mismos se puedan producir espontáneamente o de manera natural. Por esta es vital que se investiguen las causas que ocasionan cada incendio, sin generalizar.

Finalmente VITALIS destaca el rol del ciudadano común en la labor conservacionista. Para ello nos recuerda:

1. Reporte un incendio en forma responsable. Antes de llamar a las autoridades, asegúrese de tener a mano la localización exacta, con referencia de poblados cercanos, y un número de teléfono donde las autoridades puedan ubicarle, en caso de necesitar de Ud. más información.

2. Nunca abandone ni queme basura, en especial dentro de áreas naturales. Es preferible traerla de vuelta al lugar de origen, y por ninguna circunstancia dejarla abandonada.

3.Evite fumar en el interior de una sabana o bosque, y aconséjelo a quienes lo acompañan. Disfrute del aire puro.

4. Nunca lance colillas de cigarrillos o fósforos encendidos en un área natural, o cuando vaya en su vehículo pasando cerca de una. Sin saberlo, podría estar ocasionando un fuego de grandes magnitudes.

5. No se arriesgue a combatir un incendio si no es especialista. Las autoridades sabes qué hacer y cómo, y cuentan con los mecanismos para activar los planes de contingencia.

6. Comunique a las autoridades los vertederos o puntos de vertidos ilegales de residuos y desechos que encuentre en terrenos forestales o próximos a ellos. Pueden ser una causa habitual de aparición de incendios forestales.

7. Si desea ayudar, no circule por las áreas afectadas o restringidas. Las unidades de combate de incendio deben tener acceso prioritario y fácil a las mismas.

8. Contacte a las autoridades y ofrézcales su apoyo. Es posible que se requiera agua, bebidas o barras energéticas, y hasta leche, entre otros, para combatir las reacciones de los funcionarios y voluntarios al humo de los incendios.

9. En aquellas áreas de acceso permitido, recuerde registrarse en el puesto de guardaparques o guardabosques, quien le orientará sobre las rutas permitidas y las medidas básicas de seguridad.

10. Apoye las labores de recuperación de las áreas degradadas, bien sea participando en las jornadas de reforestación, recolección de semillas o educación ambiental ciudadana.

 

Crédito de la Foto: EFE, Chile.

Argumentos jurídicos del por qué no se debe construir un hotel como el propuesto en Mochima

A propósito del supuesto proyecto hotelero propuesto por el gobierno nacional en el Parque Nacional Mochima, la ONG venezolana VITALIS presentó algunos de los argumentos que evidenciarían la incompatibilidad del proyecto con el marco jurídico vigente.

El Artículo 127 de la CRBV  publicada en Gaceta Oficial Extraordinaria N° 5.453 de la República Bolivariana de Venezuela el 24/03/2000 establece, entre otras materias, que el Estado protegerá el ambiente, la diversidad biológica, los recursos genéticos, los procesos ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales.

El Decreto Presidencial No. 1030 del 19/Julio/1990, publicado en Gaceta Oficial No. 34.581 del 26/octubre/1990, correspondiente al Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso  Parque Nacional “Mochima”, y el Decreto Nº 2.563 del 19/01/1993 publicado en Gaceta Oficial Nº 4.520 (Extraordinaria) del 19/01/1993 establecen en su Artículo 11, que el área sujeta al supuesto proyecto hotelero se encuentra dentro de la zonificación II, conocida como  ZONA PRIMITIVA O SILVESTRE (P), la cual, en concordancia con lo establecido en el Decreto Nº 276 publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 4.106 Extraordinario del 9/junio/1989, está conformada por ambientes naturales en condiciones prístinas relevantes, que por su constitución pueden tolerar un uso moderado, tal como la investigación científica, la educación ambiental o la recreación pasiva o extensiva. La intensidad de las actividades recreacionales estará limitada al excursionismo y a la visita del escenario natural en quietud y silencio por parte de un público reducido, única y exclusivamente a través de senderos o trochas, no permitiéndose construcciones ni uso de vehículos a motor.  Es importante recordar que el objetivo general de manejo es la conservación del ambiente natural inalterado facilitando la educación ambiental al mismo tiempo de proporcionar formas primitivas de recreación.

De considerarse la construcción de un hotel dentro del Parque, la única área que los Decretos 1030 y 276 lo permitirían, sería la ZONAS DE SERVICIOS (S), localizada en el Centro Poblado Mochima, las Zonas de Uso Especial de las Comunidades Nurucual y Yaguaracal, y en las Zonas de Amortiguación de San Pedrito, Barbacoa y Guaranache. Sin embargo, el mismo Decreto 276 en su Capítulo V, artículo 12, establece como uso prohibido dentro de los Parques Nacionales, en su numeral   8, “cualquier tipo de establecimiento comercial, excepto ventas de “souvenirs”, artesanías locales y concesionarios de los servicios públicos que se presten dentro del parque”, y en su artículo 12, numeral 11, “las urbanizaciones y clubes turísticos, públicos o privados, y las colonias vacacionales”, con lo cual la figura de un Hotel con las características divulgadas por medios oficiales, también quedaría descartada.

Adicionalmente, es oportuno precisar que para cualquier intento de proyecto con estas características, la CRBV en su Artículo 129 establece la obligatoriedad del Estudio de Impacto Ambiental y Socio Cultural, que documentaría todas las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas, así se realice en la Zona de Servicios, tal y como lo establece  el Decreto Presidencial 1257 del 13/03/1996, en su Artículo 6, donde se resalta la obligatoriedad para el Desarrollo de obras de infraestructura turísticas o residenciales (númeral 9) y  el Desarrollo de otras obras de infraestructura (numeral 10). Vale destacar que un EIASC, lo primero que hace, es la comprobación jurídica de la naturaleza y viabilidad de un proyecto, antes de las evaluaciones de campo. En este caso, la Evaluación de Impacto Ambiental y Socio Cultural, en su etapa inicial de factibilidad, debería evidenciar la imposibilidad técnica del proyecto desde el punto de vista legal.

Ver: Proyecto hotelero en Mochima requiere Estudio de Impacto Ambiental

VITALIS felicita a los guardaparques en su día

Los Guardaparques son la autoridad constituida dentro de los parques, en las que hace cumplir leyes y reglamentos concernientes a la conservación de la naturaleza. También tienen funciones de policía administrativa que la administración delega en ellos, y cumplen la función social de brindar protección y seguridad a los visitantes en el parque o en el área protegida asignada, y apoyar las labores educativas que en ellos se realizan.

Archivos

Categorías