AveAgua celebra el 22 de Marzo, Día Mundial del Agua

Con diversas actividades en varias ciudades del país, AveAgua se prepara a celebrar el Día Mundial del Agua a fin de alentar respuestas integrales a las crecientes preocupaciones e inquietudes de los venezolanos sobre la calidad del recurso hídrico.
Venezuela alcanzó las metas del milenio en cuanto a la cobertura de agua potable y de recolección de aguas servidas, pero aun se mantienen retos por superar, especialmente en el saneamiento de las aguas.
Más del 94% de los venezolanos que viven en áreas urbanas gozan de un acceso seguro de agua potable, aunque muchas zonas continúan sin contar con un sistema permanente y eficiente de suministro.
El 75% de la población venezolana dispone de un sistema de recolección de las aguas servidas, pero menos del 25% de estas aguas cuentan con un tratamiento adecuado de saneamiento.
AveAgua, Asociación Venezolana para el Agua, realizará diversos eventos para celebrar el Día Mundial del Agua, que en el 22 de Marzo del 2011 esta dirigido a despertar la atención ciudadana en torno al impacto causado por el rápido crecimiento de la población urbana y la industrialización en los sistemas hídricos urbanos.

Zoila Martínez, Presidente de AveAgua y Directora de Desarrollo Comunitario de VITALIS, resaltó “más que celebrar un sólo día, hemos preparado diversas actividades para toda la semana en varias ciudades del país, a fin de alentar respuestas integrales al desafío de la gestión del agua urbana en Venezuela. Cada día, más venezolanos manifiestan sus preocupaciones e inquietudes sobre la calidad del agua potable, por presentar en algunos casos olores y colores extraños. Por lo cual, es importante fomentar espacios de dialogo que reúnan a ciudadanos, industriales, gestores del agua, gobiernos locales y medios de comunicación social, para que estas incertidumbres sobre la calidad del recurso hídrico tengan una debida atención y cumplimiento en su gestión, además de propiciar una sensibilización en torno a su conservación y uso eficiente.”

Para Viviana Salas, Secretaria Ejecutiva de AveAgua y Directora Ejecutiva de BioParques, indicó que entre las actividades programadas destacan “un maratón ambiental por el twitter de la asociación (@aveagua), para difundir tweets que resalten la importancia de una gestión integrada del recurso hídrico; foros y coloquios en Caracas, Barquisimeto y Valencia para atender preocupación de los ciudadanos sobre la calidad del agua potable, así como una volantada de papagayos en el estado Vargas con la participación de niños de diversas edades que llamaran la atención, mediante mensajes cortos, sobre la necesidad de ser más conscientes en el uso del agua, por el bien de su presente y futuro.”

¿Hasta donde hemos cumplido las Metas del Milenio?

Son temas de reflexión para venezolanos como Jaime Gallardo, miembro del Comité Operativo de AveAgua y Presidente de AVIAS, conocer hasta donde Venezuela ha cumplido con las metas del milenio sobre cobertura de agua potable, cobertura de recolección de aguas servidas, y saneamiento de las mismas.

En los últimos 10 años, se han construido, ampliado y rehabilitado 125 plantas de potabilización, lo cual permite un suministro de agua potable al 94% de la población urbana y 74% a la población rural. Pero aun no se ha mejorado la cobertura de un servicio continuo, ya que se presentan problemas de intermitencia, dejando a la población sin suministro por varias horas o inclusive por días.

En cuanto al sistema de recolección de aguas servidas, el 75% de la población venezolana posee servicios de disposición adecuada de las mismas. Sin embargo, a nivel de saneamiento, sólo el 25% de la población venezolana goza de una cobertura de tratamiento de las aguas servidas.

¿Se mantienen las esperanzas de nadar en el río Guaire?

De acuerdo al titular del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (Minamb), Alejandro Hitcher, el proyecto de saneamiento del río Guaire ha avanzado en 30%, especialmente con la construcción de colectores marginales en las quebradas y la terminación del colector marginal al Guaire.

Este proyecto de saneamiento se inició en el año 2005, a fin de mejorar las condiciones del principal afluente de nuestra querida Caracas. En los 6 años que han transcurridos, se ha construido u rehabilitados, aproximadamente, 27 kilómetros de colectores marginales, construido tres mil metros de canalización y se ha edificado una de las tres plantas de tratamiento de El Chorrito, ubicada en los altos mirandinos, al margen derecho del río San Pedro. Además, se han construido cinco presas de retención de sedimentos para la mitigación de riesgos, entre otras obras.

De acuerdo a las proyecciones, se espera que en el 2014 se culminen todas las obras requeridas, así como la debida articulación entre instituciones y comunidades para mantener la limpieza de los cauces de las quebradas… sin embargo, una vez saneado el río Guaire no servirá para bañarse, dado que posee una fuerte corriente que arrastra todo a su paso.

Agua potable debe ser incolora, inodora y sin sabor

Según las Normas Sanitarias de Calidad de agua Potable (G.O. N° 36.395), el agua debe cumplir ciertos requisitos microbiológicos, organolépticos, físicos, químicos e incluso radioactivos, por lo cual se siguen estrictos procesos para garantizar su calidad.

En opinión de Diego Díaz Martín, Presidente de VITALIS y fundador de la Asociación Venezolana para el Agua, “el vital líquido que consumimos en nuestras casas debe ser incoloro y el olor y sabor debe ser aceptable para la mayoría de los consumidores”. Uno de los parámetros más significativos es el cloro residual, cuyo valor máximo aceptable según la Norma es de 1 mg/l. Sin embargo en casos extremadamente excepcionales este valor puede ser de 3mg/l (no más de allí para evitar cualquier tipo de reacción desfavorable en la salud de los consumidores).

Agua: Sed de muchos, privilegio de pocos

Pese a la aparente abundancia de agua, en el mundo cada día disminuye más la disponibilidad del líquido de elemento vital

Por: Carmelo Urso, Diego Díaz Martín y Marycarmen Sobrino

Desde el espacio, nuestro planeta, más que de tierra, parece de agua y nubes. A primera vista, es fácil comprender que toda la tierra seca del mundo cabría en el área que ocupa el Océano Pacífico y el resto del globo quedaría cubierto de líquido. Sin embargo, pese a esta aparente abundancia, cada día hay menos agua disponible para los seres humanos.

Cada uno de los seis mil millones de habitantes de la Tierra debe consumir unos 4 litros de agua al día. No obstante, más de 2 mil millones de personas no tienen hoy acceso al agua potable. Para concienciar a la humanidad sobre este hecho, en 1993, la UNESCO, la Organización Meteorológica Mundial y la Organización Mundial de la Salud instituyeron el Día Mundial del Agua, el cual se celebra cada año el 22 de marzo.

Se requieren, según parámetros del Banco Mundial, US$ 800 millardos para enfrentar globalmente el problema del abastecimiento de agua potable. Este año, las autoridades venezolanas han informado una inversión de Bs. 64 millardos en el área de agua potable y saneamiento. Esta cifra, aunque importante, no es todavía suficiente para tener un servicio óptimo.

Hoy en día, cada venezolano malgasta más de 200 litros de agua potable al día. Esto no sólo representa un daño para el ambiente, sino para las finanzas nacionales, ya que aproximadamente 50% del agua producida se pierde por fugas o tomas ilegales.

Las medidas para ahorrar agua son fáciles de tomar, a la vez que pueden aliviar nuestros bolsillos, ya que cada metro cúbico de agua cuesta Bs. 302,95.

Algunas regaderas son capaces de consumir 33 litros de agua en un minuto. Con una de esas regaderas, una familia de 4 personas podría gastar 1.000 litros con un ligero baño en la mañana.

El grifo que gotea lentamente en nuestro baño y que parece inofensivo… ¡deja escapar 50 litros de agua al día!

Cuando dejamos la llave del agua abierta mientras nos cepillamos los dientes, ¡podemos malgastar hasta 10 litros de agua!

En unos pocos minutos, usando manguera, podemos despilfarrar hasta 100 litros de agua para lavar el carro.

Con cada carga de ropa, la lavadora automática, gasta unos 60 litros de agua. Por eso, sólo debemos usar la lavadora cuando hay suficiente cantidad de ropa para asear.

Pensemos en la gran comodidad que significa tener agua potable en la casa. La mitad de la población del mundo no disfruta de ese privilegio.

Fotografía cortesía de Hidroven

¿DE DÓNDE VIENE EL AGUA?

El Sol emite su energía sobre océanos, mares, ríos y lagos , transformando el agua en vapor. El vapor sube a la atmósfera , donde se enfría, condensa y se transforma en nubes. Las nubes derraman su carga de lluvia, granizo o nieve sobre los continentes . En los continentes , una parte del agua de lluvia se infiltra por el suelo y se almacena en las profundidades de la tierra. Otra parte circula a través de ríos y lagos hasta llegar de nuevo a los océanos .

Para que llegue a tu casa, el agua hace un largo recorrido. Antes que nada, es almacenada en una represa. De allí, se envía a la planta de potabilización, donde se somete a los procesos de cloración (eliminando algas y bacterias), aireación (para eliminar malos sabores y olores), sedimentación , filtración (para eliminar el lodo) y una segunda cloración . Luego, poderosas bombas eléctricas hacen circular el agua a través de un complejo sistema de tuberías. Se necesita mucha energía y dinero para bombear agua potable las 24 horas del día. Finalmente, el agua que consumes en tu casa, desemboca en una red de cloacas y de allí al mar, y de esta manera, el ciclo recomienza una y otra vez.

¿Dónde se encuentra el Agua?

  • Océanos y mares 97,00 %
  • Casquetes polares y glaciares 2,00 %
  • Aguas subterráneas 0,75 %
  • Ríos y lagos 0,25 %

Difícil de creer: ¡La mayor parte del agua dulce está congelada !

En las regiones polares de nuestro planeta, tanto en el Norte como en el Sur, existen dos duros e inmensos cascos compuestos de tierra y hielo. Vistos desde el Espacio, se parecen a los cascos que usan los militares o los jugadores de béisbol para proteger sus cabezas. Por eso, se llaman casquetes polares .

El continente de la Antártida, ubicado en el Polo Sur, tiene una especial importancia para el planeta. Parece increíble, pero el 70% del agua dulce del mundo está en la Antártida. ¡Ese lejano continente, donde la temperatura puede llegar a 90 grados bajo cero, tiene más agua que África, América, Asia, Europa y Oceanía juntas! Sólo que el agua en esas condiciones no se puede usar porque está congelada .

Por su parte, el casquete del Polo Norte es como una gran balsa de hielo, porque flota sobre el mar sin estar sujeto a ningún continente. A veces se derrite y produce peligrosas montañas de hielo (llamadas en inglés icebergs ) como la que golpeó y hundió al famoso barco Titanic .

Y para que más sirve…

Además de saciar nuestra sed, el agua es fuente de gran cantidad de otros beneficios, como la generación de energía, principalmente hidroeléctrica.

En muchas regiones del país, el transporte acuático es una de las mejores formas de comunicación. De allí su importancia para favorecer el intercambio económico entre las comunidades cuyo comercio es básicamente realizado por estas vías.

Desde el punto de vista social y cultural, los cuerpos de agua, también conocidos como humedales, constituyen un excelente recurso para la recreación y el turismo, no solo por la gran diversidad de sus ambientes, sino por la extraordinaria importancia paisajística, asociada en muchos casos a la diversidad de culturas y pueblos que dependen de ellos para subsistir.

Ecológicamente, los humedales sirven de refugio a animales que utilizan sus ambientes para refugiarse, reproducirse o alimentarse, además de actuar de vivero y medio de vida de innumerables especies utilizadas por las poblaciones humanas.

Pese a su importancia, al agua aún no se le ha concedido la atención que merecen a nivel del gobierno, los medios de comunicación y las asociaciones empresariales.

Resulta impostergable promover su valorización, inclusive por medios económicos que permitan compararles efectivamente con otros bienes y servicios de importancia estratégica para la sociedad. Su mal uso y conservación, puede resultar perjudicial para nuestro desarrollo.

Un privilegio de pocos…

Una niña llamada Constanza

Constanza tiene 10 años y vive en una bonita urbanización de Caracas. En la mañana, se mete bajo la ducha y, en 15 minutos, gasta unos 100 litros de agua. Ella vive con papá, mamá y sus dos hermanos. La madre gasta 80 litros de agua al día en sus labores domésticas y 500 litros a la semana para lavar la ropa. Cada día, Constanza y su familia gastan unos 2.000 litros de agua potable. En un mes, 60.000 litros. En un año, ¡más de 800.000 litros!

Un niño llamado Oumarú

Oumarú es un niño de 10 años que vive en un país africano llamado Níger. En la aldea donde vive Oumarú no hay ningún río. Muy temprano, él y su mamá salen de la casa con unos recipientes que llevan sobre sus cabezas. Comienzan una caminata de 7 kilómetros que les lleva a un riachuelo. Entre ida y vuelta, tardan unas 4 horas. En el riachuelo se bañan y la madre aprovecha para lavar la ropa. De regreso, bajo el ardiente sol, traen unos 6 litros de agua no potable . Con esa pequeña cantidad de líquido, cocinan los alimentos, sacian su sed y hacen las tareas domésticas. Caminan unas 1.300 horas al año para buscar agua.

En un año, consumen unos 2.000 litros: al otro lado del mundo, una niña llamada Constanza y su familia gastan esa misma cantidad en un solo día.

Escaso Oro Azul

Por Carmelo Urso, Aliado de VITALIS

Para mantenerse saludable, cada uno de los seis mil millones de habitantes de la tierra debe consumir, entre alimentos líquidos y sólidos, unos 4 litros de agua diariamente. No obstante, más de 2 mil millones de personas no tienen hoy en día acceso al agua potable.

Desde el espacio, nuestro planeta, más que de tierra, parece hecho de agua y nubes. A primera vista, es fácil comprender que toda la tierra seca del mundo cabría sin problema en el Océano Pacífico y el resto del globo quedaría cubierto de líquido. Sin embargo, pese a esta aparente abundancia, cada día hay menos agua disponible.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada 8 segundos muere un niño por alguna enfermedad relacionada con el agua. En los países de menor desarrollo industrial y tecnológico, 80% de las enfermedades se contraen por consumir agua no potable. De acuerdo a la organización World Watch, la contaminación y los agentes patógenos trasmitidos por el agua matan a 25 millones de personas anualmente.

Si bien el agua dulce disponible, constituye apenas 1% del agua del mundo (el resto es agua salada o agua dulce congelada), tal cantidad de líquido sería suficiente para satisfacer las necesidades de unos 18 mil millones de personas.

Sin embargo, dos factores conspiran para que buena parte de la humanidad no tenga agua en la justa proporción: uno, es la antes mencionada contaminación; otro, es que el agua no está repartida uniformemente en el planeta.

El río Amazonas, que posee casi 20% del agua de todos los ríos del mundo, apenas tiene 0,4% de la población mundial en sus riberas. Por contraste, muchos niños y mujeres en África Occidental deben caminar varios kilómetros cada día para tener acceso a escasas y polutas fuentes de agua. Asia, que tiene 60% de la población mundial, cuenta con apenas 30% del agua potable. En este sentido, América Latina es un importante baluarte de los recursos hídricos del planeta, ya que cuenta con abundantes fuentes de agua no contaminada. Venezuela es el séptimo país del mundo con mayores reservas hídricas.

La cantidad de agua del planeta se mantiene estable desde hace 5 mil millones de años, sin aumentar ni decrecer. Esta agua que hoy bebemos, es la misma que sació la sed de los dinosaurios, del Hombre de Neardenthal y de los agricultores que sembraban maíz hace 5 mil años en América. Como contrapartida, la población mundial crece a un ritmo vertiginoso, incontrolado, y es obvio que a medida que el agua potable esté menos disponible para grandes cantidades de personas, se generarán importantes tensiones y problemas.

En el pasado, los humanos nos hemos confrontado por tierra, oro, petróleo o alimentos. Si no hacemos nada al respecto, los conflictos del futuro serán por el control del agua, ese escaso oro azul.

Archivos

Categorías