En ocasi贸n del VI Congreso Mundial de Parques en Sidney, los miembros venezolanos de la comisi贸n mundial de 谩reas protegidas de la Uni贸n Mundial para la Naturaleza (UICN) formulan el siguiente pronunciamiento, en el cual precisar diversos temas de importancia e inter茅s que requieren de inmediata atenci贸n. Los miembros de la comisi贸n en Venezuela comprenden Bi贸logos, Ec贸logos, Ingenieros y dem谩s profesionales en Parques Nacionales y otras 谩reas protegidas, con alrededor de 20 a帽os en promedio de experiencia.

Seguidamente publicados textualmente el referido comunicado.

“A prop贸sito de la celebraci贸n del VI Congreso Mundial de Parques a realizarse en Sidney (Australia) es pertinente hacer una evaluaci贸n de la situaci贸n de Venezuela, quien fuera sede y anfitri贸n del IV Congreso Mundial de Parques (Caracas, 1992). Todos los pa铆ses del mundo tienden a hacer una evaluaci贸n de su estado en las v铆speras de cada congreso mundial. La mayor铆a de los pa铆ses podr谩n decir que han avanzado o retrocedido en tal o cual aspecto, en tal o cual magnitud, pero sin duda, la mayor铆a de las naciones del mundo podr谩n decir que han avanzado en materia de 脕reas Protegidas (AP). Sin embargo nosotros los venezolanos al intentarlo encontramos un resultado muy negativo, por lo que se hace necesario hacer una profunda reflexi贸n del porqu茅.

驴 Qu茅 tiene de especial Venezuela para que lo que le pase en materia de AP sea de inter茅s para el mundo? Venezuela, siendo un pa铆s del 鈥渕undo en desarrollo鈥 avanz贸 grandemente en las pol铆ticas de conservaci贸n de su patrimonio natural cuando el resto del mundo no hab铆a comenzado o estaba en retroceso en esta materia. Fund贸 su primer parque nacional en 1937 y su primera AP en 1927. Ciertamente no fue el 煤nico, muchos pa铆ses de Am茅rica lo hicieron en esa 茅poca o incluso antes. La diferencia es que Venezuela lo asumi贸 como pol铆tica y no como ret贸rica: increment贸 grandemente su cobertura de AP a lo largo de las d茅cadas siguientes hasta abarcar un 16, 45% de su territorio; emple贸 criterios modernos y actuales para designarlas y para manejarlas; acometi贸 exitosamente la restauraci贸n ecol贸gica de ecosistemas terrestres y marinos (dentro de AP) en tiempos en que no se hablaba de ello; cre贸 uno de las primeras AP marinas del mundo (Archipi茅lago Los Roques, 1972) cuando muy pocos pa铆ses en el mundo lo hab铆an hecho; interconectaba AP cuando se pensaba que eso era ut贸pico.

Para fines de los a帽os 80 Venezuela ten铆a una reputaci贸n positiva que bien le vali贸 la nominaci贸n y aceptaci贸n como sede del IV Congreso Mundial de Parques. Venezolanos como Gerardo Budowski, Henri Pittier, Julian Steyermark, Jos茅 Rafael Garc铆a, hab铆an dejado una huella positiva en la visi贸n y gesti贸n de las AP del mundo. Eso sin olvidar que es uno de los doce pa铆ses megadiversos del mundo, y que resguarda, casi en exclusividad, las mayores maravillas de esa biorregi贸n 煤nica en el mundo: el Escudo Guayan茅s. Dentro de ella merece destacarse el caso del Parque Nacional Canaima, 煤nico Sitio de Patrimonio Natural Mundial propuesto por Venezuela y reconocido por UNESCO, donde ahora prolifera ilegalmente la miner铆a de oro sin que las autoridades competentes hayan podido detenerla.

Se trata de un gobierno que utilizando una ret贸rica humanista y ecologista, favorece que se hagan toda clase de actividades y usos prohibidos dentro de las AP

驴Por qu茅 reflexionar sobre Venezuela?. Porque lo que acontece en Venezuela puede pasar en cualquier pa铆s del mundo, y en especial en la regi贸n sudamericana. En nuestro pa铆s se ha entronizado una visi贸n pol铆tica del mundo y de la vida que desde帽a y no comprende la importancia de las AP, que las considera una pol铆tica contraria al inter茅s humano. Ciertamente muchos gobiernos en el mundo as铆 lo piensan. 驴Cu谩l es la novedad con eso?. Pues la novedad est谩 en que pocos pa铆ses lo llevan a la pr谩ctica desmontando toda la institucionalidad de las AP. No se trata de un gobierno que asigna pocos recursos, o que cierra temporalmente parques, o que insiste en pasar oleoductos por AP. Se trata de un gobierno que utilizando una ret贸rica humanista y ecologista, favorece que se hagan toda clase de actividades y usos prohibidos dentro de las AP, mientras paralelamente sustituye sus recursos humanos t茅cnicos por comisarios pol铆ticos. Un gobierno que elimina el Ministerio del Ambiente para distribuir sus competencias ambientales, a las que constitucionalmente est谩 obligado, en dependencias de menor jerarqu铆a dentro de un ministerio de vivienda que construye y pretender construir obras de alto impacto ambiental dentro de AP.

El caso venezolano es digno de estudio, y he all铆 nuestro llamado a todos los colegas de la CMAP. No vean lo que ocurre en Venezuela como una curiosidad sociopol铆tica. No lo vean con desd茅n, con la vaga convicci贸n de que alg煤n d铆a pasar谩. V茅anla como una corriente de acci贸n pol铆tica que muchos de nuestros colegas hab铆an dado por extinta, pero que en realidad se encuentra vigente, en pleno vigor, y con todo el potencial para expandirse por toda la regi贸n sudamericana, y de all铆 al mundo en desarrollo.

La UICN hace un excelente papel al dise帽ar pol铆ticas novedosas que permitan institucionalizar y evolucionar la gesti贸n de las 谩reas protegidas. Entendemos tambi茅n que, como instituci贸n que en cierta forma es an谩loga a la ONU, se maneje bajo principios de no cr铆tica a los asuntos 鈥渋nternos鈥 de los pa铆ses. Sin embargo, a煤n en el seno de la ONU, cuando un pa铆s se sale de todos los est谩ndares de convivencia y racionalidad, debe ser contactado por los medios diplom谩ticos y persuadido de que no prosiga en su cometido, para evitar as铆 que se propague su insensatez al resto del mundo.

El caso de Venezuela merece una detallada y decidida atenci贸n de la UICN. Algunos datos ilustrativos se presentan seguidamente:

1. La inversi贸n en conservaci贸n de Venezuela, promedio en los 煤ltimos 10 a帽os ha sido de 3,66 US$/Km2, cuando en los pa铆ses en v铆as de desarrollo la inversi贸n promedio es de 161 US$/Km2. Esto no es congruente con el hecho de que el Estado Venezolano ha manejado en los 煤ltimos 14 a帽os ingresos aproximados de 660 millardos de US$.

2. Los pocos recursos asignados a Areas Protegidas han conllevado al abandono y deterioro de los puestos de vigilancia y control, con equipamiento da帽ado y de muchos a帽os de uso. Actualmente solo se cuentan con 350 Guardaparques para custodiar m谩s de 15 millones de hect谩reas de Parques Nacionales y Monumentos Naturales.

3. Los sueldos del personal son extremadamente bajos y su nivel de capacitaci贸n es muy bajo, present谩ndose con frecuencia casos de corrupci贸n.

4. Existe una patente ausencia de custodia de las fuerzas policiales en la AP, lo que ha hecho m谩s peligrosa la actividad de vigilancia y control de los Guardaparques quienes no tienen entrenamiento ni funciones policiales. Entre el 2001 y 2014 han asesinado con impunidad a 4 funcionarios de AP, en el ejercicio de sus deberes.

5. Se ha incrementado hasta niveles record las deforestaciones, incendios forestales, cacer铆a y pesca ilegal. Es frecuente la utilizaci贸n de AP para actividades de narcotr谩fico, delincuencia com煤n, secuestros y otros delitos.

6. Las obras de 鈥渋nter茅s p煤blico鈥 (tendidos el茅ctrico, carreteras, corredores de servicio, fibra 贸ptica, gasoductos, antenas de telecomunicaciones) proliferan dentro de las AP y se ejecutan con m铆nimo apego a las medidas de mitigaci贸n y restauraci贸n que prescriben los Estudios de Impacto Ambiental”.

Interesados pueden contactar al Presidente de la Comisi贸n Venezolana aqu铆.

Vitalis top web white
Organizaci贸n ambientalista internacional
sin fines de lucro