Contaminación Electromagnética: enemigo silente.

Blog / Contaminación / Contaminación Electromagnética
Biden's President courtesy of NYTimes

Biden’s Environmental Challenges

By Andy Caviedes, Diego Díaz-Martín, Andrea Alvarez & Eduardo Rivero, (Vitalis USA) (*)

North American citizens have spoken and Joseph Robinette Biden Jr. is now the 46th U.S. President-elect. More people than ever have voted in this election, even in the middle of a Pandemic. Democracy was exercised as never before.

Many factors have influenced this decision. Among them, Biden’s position on environmental issues.

At Vitalis, an organization with 20 years’ experience in international environmental conservation matters, we would like to share some environmental challenges for the president-elect. Our purpose is to call to the attention of new authorities’ interest regarding natural resources conservation, public services, and the achievement of sustainable development goals.

Main environmental challenges for the president-elect:

• Climate Change. Democrats are known for believing in the effects of climate change, and they seem committed to protecting America’s natural resources, ensuring the quality of air, water, and land for current and future generations. Current U.S. President Donald Trump ignored this subject, calling climate change “a hoax,” and withdrawing the USA from the Paris Climate Agreement, disregarding the scientific community. We hope Biden’s administration could reverse that mistake.

• Energy Transition. One of the most important changes that the United States would experience within the new environmental administration could be the energy transition. Biden promised important federal spending to ease and facilitate the expansion of renewable energy generation and to drive savings and other carbon reduction technologies while reducing industrial emissions with tough regulations. For all this and more, the strengthening of the United States Environmental Protection Agency is vital.

• Carbon Neutral. Biden assures a fossil emission-free electric power sector by 2035. This would allow the country to become a net-zero emitter by 2050. Among his promises, also is the creation of a Federal Standard for Energy Efficiency and Clean Electricity (EECES), which would help provide and guarantee incentives to energy producers to decarbonize operations. This plan not only shows its support for energy sources such as hydroelectric but also provides government investment to promote the installation of millions of solar panels and thousands of wind turbines in order to boost the use and exploitation of renewable technologies.

• Eco-efficiency. From investing in clean energy to protecting our ecosystems, democrats seem committed to addressing some of the biggest environmental challenges, paving the way to more sustainable development in America. That includes the application of the eco-efficiency approach, incentivizing tens of billions of dollars in private sector investment to retrofit 4 million buildings, including weatherization and upgrading energy systems in hospitals, schools, public housing, and municipal buildings, among others. A good example could be the eco-efficiency in federal facilities, including the White House.

• Landscapes and Protected Areas. Democrats have affirmed that they are restoring treasured landscapes. This important matter should be strengthened with the participation of universities, NGOs, and federal institutions. Effectively managed protected areas are a critical tool for safeguarding biodiversity, preserving environmental services, maintaining ecosystem balance, preserving crucial habitats, building resilience to climate change and providing global food security. This is also crucial for maintaining water quality, conserving natural resources, driving economic success, curbing the spread of diseases and pests, and providing many other benefits to wildlife, ecosystems and human health.

• Biodiversity. Biden’s new government should work on preserving over 1,300 endangered or threatened species in the United States. Today this number includes plants and animals that have become so rare they are in danger of becoming extinct. For this, it is required to strengthen US Fish & Wildlife Service, as well as other national and regional efforts to value and conserve wild species throughout the country.

• Water. Biden’s administration should also cooperate with Local, State, and Federal agencies to collect and treat water, to assure its integrated management nationwide. Issues that affect drinking water supply and sanitation in the United States include water scarcity, pollution, a backlog of investment, concerns about the affordability of water for the poorest, and a rapidly retiring workforce.

• Land conservation & new environmental activities. The new administration should continue to work with local communities conserving and restoring forests, grasslands, and wetlands across America for generations to come and to ensure the integrity of the waters Americans rely on every day for drinking, swimming, and fishing, by supporting initiatives that restore rivers, oceans, and watersheds, among other water ecosystems.

• Transportation. Biden’s government should promote sustainable systems to connect the country; protecting, conserving, and restoring wild areas, and reducing negative impacts of urban environments. The promotion of new technologies in transportation systems is an important area, joining efforts with universities, research centers, and other state and federal institutions.

• Solid Waste. North Americans dispose of seven pounds of trash per person every day, which means about 2,555 pounds per American every year. A staggering 90 percent of all raw materials extracted in the U.S. are ultimately dumped into landfills or burned in incinerators. New Federal leaders, jointly with local authorities, should address the integrated Solid Waste Management, combining engineering principles and management practices, with administrative and legal incentives to favor its reduction, reuse, and recycling.

With all this said, the environmental challenges ahead are many.

Vitalis seeks to assist those actions to support the conservation of America’s environment and natural resources. We are convinced that a cleaner environment supports a stronger economy, as the basis for sustainable development.

Vitalis proposes to not wait for the government to take action. We should act together as workers, officials, influencers, journalists, entrepreneurs, scientists, professors, citizens of the public, and the private sector. We all made stronger by working together, for a sustainable future.

We hope that the president-elect’s promises will be fulfilled. From civil society, we will be aware of these environmental issues of importance for the United States of America, and for the entire planet.


(*) More information about Vitalis here www.vitalis.net. Social networks @ONGVitalis. Email: info@vitalis.net

Pictures courtesy of the New York Times.

44952827611_c5c0e7bc5b_o

¡Buenas Noticias! Acuerdo de Escazú entrará pronto en vigor.

Por Diego Díaz Martín, PhD. (*) @DDiazMartin

El pasado 5 de noviembre, el Senado de México ratificó el Acuerdo de Escazú, decisión que sumada al refrendo de la Cámara de Diputados Argentina del pasado mes de septiembre, permite lograr los 11 países requeridos para su entrada en vigor. Este tratado, garantiza los derechos de acceso a la información, a la participación pública y a la justicia en asuntos ambientales, además ser el primer acuerdo regional que reconoce y garantiza la protección de personas defensoras del ambiente, un tema de especial importancia para América Latina.

Entre otros instrumentos normativos, el Acuerdo de Escazú reafirma la importancia de la Declaración Universal de Derechos Humanos, los principios de la Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano de 1972 y la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992. De igual forma, reconoce la importancia de los ciudadanos y de los defensores de los derechos humanos en asuntos ambientales para el fortalecimiento de la democracia, los derechos de acceso y el desarrollo sostenible.

Además de garantizar la implementación plena y efectiva en América Latina y el Caribe de los derechos de acceso a la información y participación pública en los procesos de toma de decisiones ambientales y acceso a la justicia en asuntos ambientales, el Acuerdo de Escazú propiciará la creación y el fortalecimiento de las capacidades y la cooperación dentro de la región, contribuyendo a la protección del derecho de cada persona, y de las generaciones presentes y futuras, a vivir en un medio ambiente sano y ecológicamente equilibrado.

A pesar de la importancia de este Tratado, Chile, uno de sus impulsores, no lo firmó. Tampoco lo hicieron El Salvador y Venezuela, quienes subestimaron su importancia.

Por su parte, Costa Rica, otro de los países promotores, y sede del Acuerdo, diluyó su entusiasmo y hasta la fecha no lo ha ratificado. Mientras tanto Perú, uno de sus firmantes, decidió “por ahora” no ratificarlo.

Pese a las contradicciones de los mismos gobiermos de la región, y la compleja problemática ambiental existente, la sensatez privó. Por ello el Acuerdo de Escazú entrará en vigor tan pronto sean consignadas las ratificaciones en las Naciones Unidas, lo que permitirá avanzar hacia una mayor protección del medio ambiente y de sus defensores, fortaleciendo el Derecho al Ambiente, como lo hizo el Convenio de Aarhus firmado en Dinamarca en 1998 para Europa.

El Acuerdo de Escazú marca un acontecimiento significativo en la defensa y conservación de nuestros recursos naturales y del desarrollo sostenible en la región que debemos conocer, divulgar y hacer cumplir.


(*) Biólogo, Maestro en Gerencia Ambiental y Doctor en Proyectos de Ingeniería orientados al Desarrollo Sustentable. Director General de Vitalis para Iberoamérica, Estados Unidos y Canadá. https://www.linkedin.com/in/ddiazmartin/

city-2278497_1920

Ingeniería ¿al servicio de la sociedad?

Por Graciela G. Caro Morelos (*)

Durante mucho tiempo se ha pensado que el único objetivo de la ingeniería es solucionar problemas, razón por la que los humanos podemos vivir en condiciones más cómodas, logrando crecer en todos los ámbitos, favoreciendo el progreso de la especie y su adaptación a los cambios. Sin embargo, pocas veces se reconoce el verdadero impacto que genera en las sociedades y el potencial que posee para solucionar problemas de esta índole.

La ingeniería tiene sus aplicaciones en una gran variedad de ramas, y de manera similar existe un número alto de problemas que provocan alteraciones en la sociedad, por lo tanto, se debe encontrar un punto de equilibrio que permita resolver no sólo problemas técnicos, sino también por medio del desarrollo de modelos, procesos y productos se puedan
brindar soluciones efectivas a problemas sociales.

Los ingenieros debemos buscar nuevas oportunidades, saberes y perspectivas de las adversidades a las que se enfrentan las sociedades con la intención de que se cuestionen la posición en la que se encuentran bajo las dimensiones de ética y política para que desde la solidaridad y empatía, aunado a su conocimiento, se puedan encontrar respuestas comprometidas para disminuir las desigualdades y exclusiones sociales, siempre considerando un factor importante el cuidado del medio ambiente.

Aunque generalmente los problemas sociales se asocian a países en vías de desarrollo, éstos se presentan en todo el mundo, por lo tanto, se debe optar por una cultura global tecno-científica con enfoque social para alcanzar un desarrollo en todos los ámbitos que permita a las personas vivir en un ambiente más saludable, cómodo, donde haya más justicia y con mejores oportunidades laborales que favorezcan el crecimiento económico y como
consecuencia se pueda ver reflejado en un incremento en la calidad de vida de las personas.

El medio ambiente es una variable esencial para lograr cambios efectivos, ya que a partir de soluciones a este tipo de problemas se pueden resolver al mismo tiempo problemas sociales relacionados con derechos humanos básicos como es el acceso al agua y a la alimentación.

Por medio de tecnologías de energía renovable se puede tener acceso a energía eléctrica y calor, lo cual está directamente relacionado con el concepto de vivienda digna. Asimismo, abre las puertas a mejores oportunidades para el desarrollo económico y social de la población.

El medio ambiente es un objeto de conocimiento y de acción, es por eso, que a partir de su estudio, se pueden encontrar una gran diversidad de problemas pero al mismo tiempo una fuente de soluciones muy amplia que impacta tanto en lo social, como en lo económico, y por supuesto en lo ambiental. Sentado esto, se puede ver de manera más clara el vínculo entre ingeniería y ambiente. Por ello, es posible establecer una simbiosis entre estas dos ramas de estudio para beneficiarse mutuamente. En otras palabras, a través de la ingeniería se pueden reconocer los impactos ambientales originados por el sistema de producción actual basado en una economía lineal y también es posible analizar las vinculaciones de carácter social relacionadas con la degradación ambiental que se traduce en una afectación de la calidad de vida de las personas.

Finalmente, es importante dejar claro que los ingenieros deben trabajar para brindar soluciones efectivas a los problemas existentes, siempre considerando las variables ambientales y buscando como objetivo final el bienestar social. Si el ingeniero ofrece un bien social que se pueda realizar a través de técnicas o métodos que disminuyan el deterioro al medio ambiente y un efectivo manejo de los recursos, y al mismo tiempo permita generar utilidades económicas, por consecuencia, la práctica profesional será ética y estaría aportando a un futuro que apunta a un desarrollo sostenible.


(*) Ingeniería Ambiental, Universidad Anáhuac México, gracielacm060@gmail.com
LinkedIn: linkedin.com/in/gracielacarom

bike-4149653_1920

El auge de la movilidad sostenible en tiempos de Covid-19.

Por Eduardo Ochoa Perales (*) @Ochope

En los últimos meses hemos visto crecer el uso de transportes “ecológicos”, denominados sostenibles, tales como bicicletas, patinetas eléctricas, motocicletas, y otros vehículos ambientalmente amigables. La razón principal, la Covid-19.

En el caso especifico de las bicicletas, su venta se ha disparado en todo el mundo, alcanzando hasta 5000%. Esto ha tomado por sorpresa a las diferentes empresas que las manufacturan, debido a que sus líneas de producción han estado paralizadas durante los meses de confinamiento, por lo que no han podido cubrir la creciente demanda.

En todo este proceso de cambio que estamos experimentando en los medios de movilización, la pandemia ocasionada por el nuevo Coronavirus juega un rol fundamental.

El miedo de la población a los medios de transporte masivos, donde las posibilidades de contagio son mayores, trajo como consecuencia que en países como España, la demanda de bicicletas tuviera un incremento de 260%. En ciudades como Barcelona, la autoridad municipal anunció que dará subvenciones directas para la compra de bicicletas o patinetes, con el objetivo de fomentar la movilidad sostenible y descongestionar el transporte público, en un momento en el que la distancia física sigue siendo necesaria.

Otro ejemplo de este fenómeno social ocurre en los Estados Unidos de Norteamérica, donde la bicicleta se ha convertido en un bien de transporte esencial. Los grandes almacenes como Walmart han visto sus inventarios
reducidos, convirtiéndose en la mayor cadena vendedora de este tipo de medio de transporte. El número de bicicletas vendidas fue más del 5.000% superior al de mediados de mayo de 2019.

Por su parte, Google informó que la búsqueda de rutas en bicicleta, a través de su plataforma Google Maps, experimentó un incremento récord de 69%.
América Latina no escapa a este boom. En ciudades como Bogotá, las ciclovías que recorren la ciudad ya presentaban un auge. La patineta eléctrica se incorporó desde hace meses al gran número de bicicletas que a diario recorren esta vía. No obstante, no todas la ciudad cuenta con áreas especialmente diseñadas para el uso de este medio de transporte, aunque 45 km nuevos de ciclovía temporales se sumaron a los 35 km adecuados inicialmente cuando empezaron las restricciones.

En Venezuela, la pandemia y el incremento del costo de la gasolina impulsaron que las tiendas de reparación de bicicletas se vieran desbordadas. Por ello también es común observar una gran cantidad de ciclistas en las calles, especialmente los que se encargan del sistema de venta de entregas a domicilio (delivery), pues muchos negocios de comida optaron por contratar a ciclistas para las entregas, en una ciudad donde las normas de tránsito no son respetadas.

Desafortunadamente, iniciativas como las implementadas por algunas alcaldías caraqueñas que promovían y prestaban bicicletas, se vinieron abajo por la ineficacia en la gestión pública. De haber persistido hoy serían muy buenas alternativas.

La crisis desatada por la pandemia y las posteriores restricciones de movilidad que los ciudadanos hemos sufrido, han propiciado un fenómeno social que por los momentos sigue en aumento. Mientras no se consiga una solución inmediata para el Covid-19, las personas se verán obligadas cambiar su forma de movilizarse.

Ojalá esta nueva cultura que apuesta a la movilización sostenible se mantenga, disminuyendo las emisiones contaminantes a la atmósfera, propiciando el ejercicio y descongestionando las vías de comunicación.

Los beneficios del transporte sostenible son muchos. Nuestra salud y la del planeta, lo necesitan.


(*) Licenciado en Administración. Líder Global de Gestión Integrada de Recursos Hídricos de Vitalis. Director Ejecutivo de Vitalis Venezuela. Presidente de la Asociación Venezolana para el Agua. https://www.linkedin.com/in/eduardo-ochoa-perales-81193a157/

Morrocoy

Derrame Petrolero en Golfo Triste y su impacto en el Parque Nacional Morrocoy y el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare. Edo. Falcón, Venezuela.

Por. Biol. Zoyla Martínez, Geog. Militza Correa, Dra. María Elisa Febres, Mtro. Antonio Franyutti y Dra. Cecilia Gómez (*)

La conservación de los espacios costeros de Venezuela tiene una importancia determinante debido a sus valores ecológicos, sociales, económicos y paisajísticos excepcionales y en razón de la alta susceptibilidad de susecosistemas.

La franja marítimo-costera venezolana corresponde a la zona norte de nuestro territorio donde se concentra casi 60% de la población nacional y un gran número de los complejos industriales más importantes del país. Si bien este patrón de ocupación y uso permite aprovechar las ventajas competitivas del contacto marítimo-continental, también es cierto que sin la gestión apropiada, potencialmente, los componentes de este escenario pueden generar impactos ambientales relevantes.

Debido a estas razones se han establecido áreas protegidas en esta zona con el objetivo fundamental de conservar la biodiversidad que en ellas se alberga. Entre estas ABRAE destacan el Parque Nacional Morrocoy (PNM) y el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare (RFSC), sistemas marino costeros situados en el extremo oriental del estado Falcón, ubicados en la región centro-occidental de Venezuela (Latitud 10º47’ y 10º59’ N y Longitud 68º09’ y 68º22’ O), los cuales han sido impactados por el derrame de hidrocarburos ocurrido entre el 19 y el 22 de julio de 2020 en Golfo Triste, sector Boca de Aroa, posiblemente proveniente del Complejo de Refinería El Palito, según investigación realizada por el Dr. Eduardo Klein de la Universidad Simón Bolívar [1].

La importancia de estas dos áreas protegidas radica, entre otros aspectos, en que son hábitats de una gran diversidad de especies vegetales y animales, entre las cuales destacan:

  • Reptiles como el Caimán de la Costa (Crocodylus acutus), catalogado como especie amenazada de extinción.
  • Viveros naturales de moluscos con alto valor comercial, como la ostra de mangle (Crassotrea rizophorae), la ostra de mina (Pinctata imbricada) y la jaiba (Callinectes sp).
  • Especies de manglar, como el mangle rojo (Rhizhophora mangle), el mangle negro (Avicennia germinans) y el mangle gris (Conocarpus erectus), sujetos a protección especial por parte del Estado.
  • Cuatro especies de tortugas marinas en peligro de extinción: la Verde (Chelonia mydas), la Laúd (Dermochelys coriacea), la Cabezona (Caretta caretta) y la Carey (Eretmochelys imbricata).

Por su parte, los arrecifes coralinos que se desarrollan en estos espacios son una de las especies de invertebrados más representativas de los ecosistemas litorales, especialmente en el PNM, junto con su comunidad íctica y bentónica asociada.

Cabe agregar, que estas áreas protegidas también se destacan por su alta<br>diversidad de aves. Es por ello que el RFSC forma parte de la Convención Internacional Relativa a los Humedales de Importancia Internacional, mejor conocida como RAMSAR, siendo las especies más representativas la corocora roja (Eudocimus ruber), el flamenco (Phoenicopterus ruber ruber), la cotorra cabeciamarilla (Amazona barbadensis) y las aves migratorias conocidas genéricamente como playeritos.

Gran parte de las especies y ecosistemas anteriormente mencionados son sensibles a la perturbación ambiental. En este sentido cabe recordar que en 1996 ocurrió un evento similar en la misma zona, el cual afectó dramáticamente a la biodiversidad del PNM, originando la desaparición de 90% de los corales e invertebrados bentónicos locales. A la fecha sólo quedaban 9 de las 26 especies coralinas identificadas en la zona, condición que evidencia el alto grado de fragilidad e importancia ecológica del área.

Como es sabido, el ambiente, la diversidad biológica, los parques nacionales y demás áreas de especial importancia ecológica gozan de especial tutela constitucional, debiendo el Estado garantizar su protección.

Además de esta previsión contenida en la Carta Magna de Venezuela, existen muchas otras disposiciones en diferentes instrumentos jurídicos, que nos dan fundamentos para exigir que sean tomadas medidas y acciones oportunas y efectivas, ya que la conservación de estos bienes ambientales está definida legalmente como una prioridad.

Así, la Ley de Diversidad Biológica establece que serán objeto prioritario de conservación in situ: “…Las áreas bajo régimen de administración especial que tengan como objetivo primario la conservación de la diversidad biológica”.

Los ecosistemas frágiles, los de alta diversidad genética y ecológica, los que constituyan centros de endemismos y las contentivas de paisajes naturales de singular belleza.

Las especies de animales, plantas o poblaciones de éstas particularmente vulnerables o que se encuentren amenazadas o en peligro de extinción. La ley de Zonas Costeras es otro documento que refuerza la necesidad de protección y el valor que tienen los arrecifes coralinos, las praderas de fanerógamas marinas, los manglares, estuarios, deltas, lagunas costeras, humedales costeros, salinas, playas, dunas, restingas, acantilados, terrazas marinas y costas, como ecosistemas y elementos de importancia objeto de protección, y que constituyen parte integral de estas zonas.

Para efectos de la situación que nos ocupa, es relevante destacar que la conservación de las zonas costeras, según señala la ley, comprende la protección de la diversidad biológica, la vigilancia y control de las actividades capaces de degradar el ambiente, y el control, corrección y mitigación de las causas generadoras de contaminación.

Sumado a la importancia ecológica de los ecosistemas y las especies presentes en el PNM y el RFSC, están también los beneficios socio-económicos de estos lugares para la población. La pesca artesanal y el turismo son dos actividades de las que dependen, en gran medida, los habitantes de las costas del Estado Falcón, las cuales se verán seriamente afectadas con la presencia del crudo derramado y esparcido en mar y tierra.

Por ello, especialistas de VITALIS consideran preocupante el posible impacto negativo del reciente derrame de crudo sobre la biodiversidad en estas áreas protegidas, especialmente para los arrecifes coralinos, los manglares y la fauna asociada, así como también, los efectos sobre la calidad paisajística de los lugares y la alteración de las actividades socioeconómicas locales.

A manera de ejemplo, un derrame de hidrocarburos que ingresa a un sistema de manglar tiene el potencial de sofocar los poros de respiración de esta especie vegetal y ocasionar efectos tóxicos en las raíces. Los productos más ligeros pueden tener menor impacto por sofocación, pero pueden presentar toxicidad más aguda. Por esta razón, para orientar las acciones de recuperación y restauración ambiental de las áreas y los recursos afectados, en primer lugar, es imprescindible identificar el tipo, composición y proceso de envejecimiento del hidrocarburo derramado en el mar, ya que éste puede transformarse como consecuencia de la dinámica natural del medio receptor, modificando su destino y comportamiento.

Los principales procesos de envejecimiento son: evaporación, dispersión, disolución, emulsificación, foto-oxidación, sedimentación y biodegradación. Dependiendo de las características del crudo y las condiciones del entorno, un hidrocarburo ligero derramado en ambientes tropicales puede evaporarse completamente en tres horas, por el contrario un hidrocarburo pesado en condiciones análogas, podría perder, por evaporación, apenas 15% de su volumen durante un periodo de cuatro días.

Debe considerarse que la fracción más liviana del hidrocarburo se evaporará y será descompuesta por foto-oxidación en la atmósfera; de igual manera otra proporción quedará en el agua y sufrirá foto-oxidación.

Por su parte, el componente más pesado del crudo se disolverá en el agua formando una gelatina de agua y aceite que eventualmente se convertirá en bolas de alquitrán densas, semi sólidas, con aspecto asfáltico que alterarán la flora y fauna bentónica, así como los seres vivos que se alimentan de ellas. Este hidrocarburo que se hunde o permanece “flotando” a determinada profundidad, por efecto de las mareas llegará en algún momento a la costa y afectará a los recursos naturales e infraestructura allí localizados.

De acuerdo a un comunicado de Oswaldo Barbera, ministro del Poder Popular para el Ecosocialismo, en fecha 10-08-2020, más de 200 voluntarios se han sumado a las labores de saneamiento de las áreas afectadas por este derrame de crudo, lo que ha permitido que, según su información, más del 90% [1] de las áreas afectadas ya hayan sido saneadas. Sin embargo, VITALIS estima como segundo aspecto fundamental, que se amplíe la información suministrada por el ente rector del país en materia ambiental, la autoridad en parques nacionales y PDVSA, en lo referente a la gestión preventiva de la estatal petrolera, así como también las acciones aplicadas para controlar la emergencia, la gestión planteada para sanear y restaurar las áreas afectadas y los indicadores, a través de los cuales se verificará y expresará el grado de saneamiento y recuperación alcanzados en el corto y mediano plazo.

Desde 1960, el Complejo de Refinería El Palito operó como un elemento esencial de la red de producción, transporte, almacenamiento y refinación de hidrocarburos de Venezuela. Localizado en las costas del estado Carabobo, al este del PNM y el RFSC, de acuerdo con la información disponible en fuentes públicas y notas de prensa [2] , en su plan de refinación 2006-2012 PDVSA planteaba que durante 2009 en esta instalación se refinarían 70.000 barriles de crudo pesado. Sin embargo, un incendio ocurrido en 2017 dañó su FCC y la refinería permaneció cerrada hasta el 10-04-2020 cuando logró ponerse en funcionamiento la planta de craqueo catalítico para producir gasolina.

Por su naturaleza, las instalaciones, operaciones, actividades y productos del Complejo de Refinería El Palito intrínsecamente representan factores de riesgos de seguridad y ambientales. Consciente de este hecho, la industria petrolera venezolana incorporó a su negocio una cultura en materia de seguridad, ambiente e higiene dirigida a proteger a sus empleados, las comunidades, sus activos y el entorno, incluyendo entre sus principios de actuación la preparación para contingencias, es decir, la identificación y, de ser necesario, la ejecución de las acciones inmediatas de respuesta a que hubiese lugar en caso de fugas de sustancias contaminantes al ambiente.

A propósito de comprender la causa raíz del evento ocurrido en julio de 2020, evaluar sus consecuencias, proponer las acciones válidas de recuperación ecológica y muy especialmente prevenir la ocurrencia de un nuevo derrame, VITALIS considera inestimable que PDVSA comparta información suficiente con la comunidad científica, ONG, comunidad organizada y otros actores interesados, con respecto a la gestión ambiental preventiva en el Complejo de Refinería El Palito.

Durante su historia reciente, la refinería ha experimentado accidentes, paralizaciones, cambios y arranques. En tal sentido es pertinente revisar los siguientes aspectos:

  • ¿Los operadores están suficientemente adiestrados en el manejo de las instalaciones y cuentan con manuales actualizados?
  • ¿Se han ejecutado paradas programadas de plantas y programas de mantenimiento mayor?
  • ¿Se han llevado a cabo los programas de mantenimiento preventivo, predictivo y correctivo de las instalaciones para garantizar su integridad y continuidad operacional?
  • ¿Se realizan inspecciones rutinarias y auditorías operacionales periódicas?,
  • ¿Se verifica la incorporación de las recomendaciones en los procesos de trabajo, actividades, definición de responsabilidades, entre otras.?
  • ¿Se cuenta con los planes de contingencia contra derrames de petróleo en sus versiones nacional y local?
  • ¿Se ha actualizado la información representada en sus mapas acerca de componentes claves tales como caracterización y sensibilidad ambiental, recursos naturales relevantes, factores que influyen en la dispersión del crudo, sectores de máxima protección, sectores de sacrificio, organizaciones de apoyo, equipos y acciones de recolección y limpieza?
  • ¿Se han revisado y redefinido los posibles escenarios de derrames de crudo asociados con la refinería?
  • ¿Se dispone de las embarcaciones, materiales, equipos y herramientas adecuados para contener y recolectar los derrames de crudo?
  • ¿Están organizados y debidamente entrenados los grupos de respuesta? ¿se realizan periódicamente simulacros de eventos?

Estas interrogantes representan oportunidades para generar información necesaria para proteger el ambiente, fortalecer la gestión de prevención de seguridad y ambiente y mejorar el desempeño ambiental de PDVSA y otras organizaciones, sobre la base del conocimiento de sus propios trabajadores y contratistas, así como el aporte técnico de terceros especializados. Recordemos que según la Ley Orgánica del Ambiente “el derecho a la información sobre el ambiente debe ser reconocido a cada persona. El Estado es el garante de su ejercicio, de la confiabilidad de la información y de su difusión”.

La Ley de Calidad de las Aguas y del Aire también se pronuncia en el mismo sentido, al expresar que el acceso a la información es un derecho de las personas. Este derecho a la información es fundamental y prerrequisito para que puedan facilitarse y materializarse los derechos a la participación y a la tutela efectiva, o lo que es lo mismo, el derecho a exigir acciones rápidas y efectivas ante la administración y los tribunales de justicia, en defensa de los derechos ambientales.

En tercera instancia es importante saber el volumen de crudo derramado, tanto en el mar como en tierra firme. De igual manera se requiere conocer las acciones de limpieza y recolección realizadas a la fecha, ya que para atender los derrames petroleros en tierra, dependiendo el tipo y volumen de crudo y las características de las zonas afectadas, pueden emplearse diferentes implementos tales como palas y rastrillos, construir bermas o diques de contención, usar materiales y mantos oleofílicos, así como sistemas de aspiración.

Con respecto a los derrames en agua, pueden desplegarse barreras de contención, mantos y mopas oleofílicas y emplear embarcaciones y desnatadores para detener el desplazamiento del petróleo y recoger el hidrocarburo suspendido en la superficie del agua.

Las acciones de limpieza y recolección del crudo también pueden ser ambientalmente impactantes sobre estos ecosistemas marino-costeros sensibles, siendo necesario evaluar y documentar sus respuestas, a fin de introducir cambios o de ser necesario, definir nuevas respuestas.

En términos de la Ley de Calidad de las Aguas y del Aire, la industria petrolera constituye una actividad capaz de degradar la calidad de las aguas y el aire, y por lo tanto debe estar sujeta a control. Tiene también el deber de disponer de la tecnología y personal técnico apropiado para una adecuada gestión ambiental y estar óptimamente preparada para casos de emergencia o vertidos imprevisibles, estableciéndose sanciones cuando no se activen o se activen de forma deficiente los planes de emergencia o contingencia.

Por su parte, la Ley de Zonas Costeras establece que las personas naturales o jurídicas responsables de las actividades que impliquen riesgos de contaminación u otras formas de degradar el ambiente y los recursos de dichas zonas, deberán contar y mantener medios, sistemas y procedimientos para la prevención, tratamiento y eliminación de cualquier elemento contaminante que pudiera afectar a dicha zona.

Finalmente es importante considerar el papel que pueda jugar el Ministerio Público en este caso, pues si bien no se tiene información cierta de que se haya iniciado una investigación al respecto, no hay que perder de vista las previsiones de la Ley Penal del Ambiente, donde se tipifican delitos ambientales que incluyen hechos que atenten contra la calidad ambiental y en particular relativos a la contaminación por hidrocarburos, que pudieran resultar aplicables.

La acción penal para estos casos es pública y puede proceder de oficio, y su objetivo no es solamente buscar la imposición de las sanciones penales, sino también, y más importante, llegar a establecer medidas precautelativas, de restitución y de reparación, en favor del ambiente y de las poblaciones vulneradas. Todo ello enmarcado en la Constitución de Venezuela, que contempla el derecho a un ambiente sano, seguro y ecológicamente equilibrado, cuyo ejercicio debe ser garantizado por el Estado venezolano.

Por todas las razones expuestas, VITALIS considera que el derrame de crudo ocurrido en julio de 2020 en Golfo Triste es una excelente ocasión para aprender, marcar diferencias y establecer el rumbo de una gestión co-responsable, legal, técnica y ambientalmente correcta.

VITALIS insta a las autoridades de PDVSA, al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo y especialmente a INPARQUES, que unan esfuerzos entre ellos y con todos quienes podemos y queremos aportar en materia ambiental, a objeto de efectuar los estudios pertinentes dirigidos a evaluar sobre bases científicas, los impactos de este evento, proponer las medidas adecuadas de mitigación y remediación, establecer las acciones de protección de la biodiversidad marino-costera del Parque Nacional Morrocoy y el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare, definir y levantar los indicadores de recuperación ambiental, así como también, establecer la gestión corporativa preventiva que debería implementarse para evitar su ocurrencia en el futuro.


(*) Equipo Técnico de Vitalis Venezuela, México y Costa Rica. www.vitalis.net

[1] https://elpitazo.net/occidente/sociedad-venezolana-de-ecologia-exige-
determinar-responsables-por-derrame-petrolero/
[2] https://www.laiguana.tv/articulos/779576-costas-parque-nacional-morrocoy-
golfo-triste-saneados/
[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Complejo_de_Refiner%C3%ADa_El_Palito y
https://talcualdigital.com/trabajadores-de-refineria-el-palito-lograron-reiniciar-planta-de-craqueo-catalitico/

covid-19-1190x574-2-full

Ambiente Sano y Covid-19: Una nueva realidad

Abog. Maritza Da Silva (*)

El mundo lleva una década enfrentando nuevas enfermedades, las cuales han generado grandes desasosiegos en materia de salud pública. Entre estos hemos presenciado la aparición del ébola, la gripe aviar, la gripe por H1N1, el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), la Fiebre del Valle del Rift, el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), el Virus del Nilo Oriental, el Virus de Zika, y ahora el virus Covid-19. Éste último ha causado una pandemia de gran envergadura mundial, produciendo cuantiosas pérdidas humanas y económicas.

En realidad, la ciencia aún no ha podido identificar con exactitud cómo se transfirió el virus SARS COVID-2, convirtiéndose en Covid-19 al llegar a los humanos. Lo único claro es que no será la última pandemia, considerando el aumento mundial de enfermedades zoonóticas, las cuales son emergentes en los humanos y provienen del mundo animal. Sus
afecciones tienen origen en los ecosistemas debido a los cambios de huésped entre especies, situación exacerbada por la crisis climática debida al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, cambios de temperatura y humedad, lo que influye considerablemente en la permanencia de los agentes infecciosos ambientales. Esto, sin lugar a dudas, vaticina más epidemias ante un entorno desequilibrado y sin control, aumentando la vulnerabilidad de la especie humana y amplificando la propagación de este tipo de padecimientos.

La migración, la urbanización, las preferencias dietéticas, las demandas de productos lácteos y cárnicos, han llevado a expandir las tierras de cultivo para desarrollar una ganadería extensiva más cercana a las ciudades. Esto ha ocasionado un aumento a la exposición a enfermedades. Por ejemplo, la avicultura es puente epidemiológico entre la fauna silvestre y los humanos, tal y como lo vimos con la gripe aviar; en este caso los patógenos primero pasaron de aves silvestres infectadas a aves de corral, y luego, por convivencia, a los humanos.

El desafío que tiene la humanidad hoy es, promover la prevención para enfrentar adecuadamente futuras pandemias. Para ello será necesario impedir el tráfico ilegal de fauna silvestre y la destrucción de los ecosistemas, invirtiendo en materia de salud a gran escala, ponderando como apremiante la salud en medio del debate climático, así como el
uso positivo de las tecnologías. Igualmente se hace necesario trabajar de forma conjunta en políticas integrales ambientales a nivel local, regional, nacional e internacional, asegurando alimentos y productos saludables, pues estos virus amenazan el bienestar de las especies, de la humanidad y de los ecosistemas: en resumen, en palabras llanas, de la vida misma.


(*) Abogada especialista en Derecho Ambiental y Derechos Humanos. Directora de Derecho Ambiental de Vitalis Venezuela. mdasilva@vitalis.net

virus-4937553_1920

Un desafío inesperado del siglo XXI: implicaciones del Covid-19 sobre ODS

Por Militza Correa Viana(*), MSc.

El Covid-19, un agente hasta ahora desconocido, ha impactado todos los aspectos de la humanidad. Originado en China a finales de 2019, es un coronavirus tipo 2, que a través de la movilización internacional se propagó hacia otros países asiáticos, apareció en el resto de los continentes y alcanzó la categoría de pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta en su página oficial del 25/06/20, un total de 9.296.202 personas contagiadas y 479.133 muertos por Covid-19. América es el epicentro actual de la pandemia con más de 4,5 millones de enfermos y 53.800 decesos.

A objeto de reducir los impactos del Covid-19, los gobiernos nacionales han aplicado medidas tales como la paralización temporal de actividades económicas, administrativas y de servicios, el confinamiento social y el cierre de instituciones educativas, las cuales representan altísimos costos sociales y económicos a corto, mediano y largo plazo. El Banco Mundial estima que la economía global se reducirá 5,2% durante este año. La pérdida de 3,6% del ingreso per cápita conducirá a millones de personas a la pobreza extrema y todos los mercados emergentes y las economías en desarrollo serán seriamente afectadas.

¿Cómo seguir avanzando hacia el desarrollo sostenible y construir respuestas acertadas ante la nueva realidad del siglo XXI generada por el Covid-19?. He aquí un desafío inesperado: poner fin a la pobreza, proteger el ambiente y mejorar las vidas de las personas, en un escenario más complejo, con mayores diferencias entre e intrapaíses y problemas graves de empleo, ingresos, seguridad alimentaria, salud y educación. 

Abordemos brevemente los planteamientos de algunos actores internacionales. La CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) propone que los organismos multilaterales garanticen el acceso de las naciones menos favorecidas al financiamiento para sostener sus gastos sociales y actividades económicas. De igual manera se requieren estrategias de desarrollo regionales y subregionales dirigidas a asegurar las cadenas de producción, suministro de alimentos y bienes críticos y el fortalecimiento del comercio intrarregional.

Según la Junta de Monitoreo de Preparación Global (JMPG), es imprescindible financiar e implementar el reglamento sanitario internacional, invertir en tecnologías sanitarias en los países más vulnerables y diseñar e instrumentar sistemas locales de gestión médica que incluyan la educación de las comunidades con respecto a los riesgos de salud.

En referencia a la alimentación, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) considera imperioso reforzar, tanto los programas de asistencia contra el hambre y la malnutrición en las poblaciones más frágiles, como los proyectos de apoyo a pequeños productores y agricultura familiar.

UNESCO, UNICEF y PMA han establecido la Coalición Mundial para la Educación y un conjunto de directrices para la educación que incluyen reformas para ampliar el acceso de los niños marginados, financiamiento de sistemas educativos, condiciones seguras en escuelas, compensación del aprendizaje y programas de bienestar y protección de los estudiantes.

Las ciudades deberán ser sostenibles y para ello el BID sugiere formular políticas públicas de prevención de epidemias, ampliar la dotación de equipamiento e infraestructura, reforzar el liderazgo comunitario, activar las economías locales, establecer planes de emergencia y recuperar y habilitar espacios abiertos.

El futuro se muestra difícil y retador, el Covid-19 llegó y permanecerá entre nosotros. Desde la perspectiva posibilista, este acontecimiento representa una oportunidad para aprender y optar decidida y valientemente por relaciones y acciones dirigidas a garantizar la sostenibilidad de la vida.


(*) Militza Correa es Geógrafa, especialista en Gestión Ambiental. Actualmente se desempeña como Líder Global de Sustentabilidad de Vitalis, con énfasis en los Objetivos de Desarrollo Sustentable. mcorrea@vitalis.net

Vitalis Blog

E-Volunteering: la apuesta de Vitalis para cambiar el mundo desde la casa o la oficina

Por Diego Díaz Martín, PhD (*) @DDiazMartin

La creciente globalización de las comunicaciones y los nuevos tiempos ocasionados por el Covid19, dan la bienvenida al e-volunteering, una forma de voluntariado que por medio de internet, conecta las buenas voluntades y las mejores capacidades, con las múltiples necesidades sociales.

También llamado voluntariado digital, virtual o electrónico, el e-volunteering, se basa en la interconexión tecnológica del mundo moderno a través del ciberespacio, cultivando la empatía y trascendiendo las distancias físicas, para contribuir a forjar una sociedad más justa y solidaria.

Muchas de las habilidades y destrezas que los seres humanos ofrecemos a través del voluntariado, no se practican únicamente en las acciones de campo, con intervenciones directas en las comunidades, escuelas y ambientes naturales, entre otras. El desarrollo local, regional y global, también puede ser promovido por medio de acciones de alto impacto desde la comodidad del hogar o la oficina, en áreas tan diversas como las necesidades sociales que atiende.

Es común observar la disposición de muchas personas que se muestran interesadas en colaborar en la atención de algunos de los grandes desafíos que agobian el mundo. Ello es particularmente visible tras catástrofes como huracanes, sismos o pandemias como el coronavirus. Sin embargo, en la vida cotidiana, también surgen situaciones que requieren atención inmediata, algunas veces en lugares tan remotos que no encuentran la receptividad esperada por parte de la ciudadanía, bien sea por lo difícil de la movilización, carencia de suficiente información o por la dinámica horaria de un voluntario con sus responsabilidades laborales.

Afortunadamente, el voluntariado electrónico puede contribuir en gran medida a resolver problemas donde se planteen desafíos de traslados, horarios y otros factores dentro de una empresa, siempre y cuando se cuente con la conexión a la red y alto de tiempo para ayudar a la sociedad.

El e-volunteering podría generar acciones de extraordinario impacto. Por ejemplo, podría apoyar el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible, aportando el conocimiento profesional de los voluntarios a maestros y maestras en zonas rurales y otros grupos de comunidades en situación de pobreza. También podrían contribuir a fomentar iniciativas de auto-empleo, a combatir el hambre, a propiciar la seguridad alimentaria y la desnutrición, a transferir destrezas para el desarrollo de sistemas de captación de agua de lluvia o el desarrollo de huertos escolares, familiares o comunitarios, que mejoran la calidad de vida.

A través del cyber voluntariado, también se podrían compartir buenas prácticas con jóvenes emprendedores que deseen promover la eficiencia energética. conservar la biodiversidad, proteger los océanos o hacer un uso integrado de los recursos hídricos, por citar sólo algunos. Asimismo, en otras áreas, los e-volunteers podrían compartir habilidades en el diseño de páginas web, el manejo de redes sociales o simplemente enseñar a leer y escribir.

Los colaboradores de las empresas también pueden poner al servicio de la sociedad sus habilidades duras a través de este voluntariado a distancia. Por ejemplo, los abogados podrían aportar su conocimiento y experiencia para resolver dudas, orientar legalmente e informar a la ciudadanía sobre sus deberes y derechos. Por su parte, profesionales administrativos podrían ayudar a desarrollar habilidades de oficina, enseñar programas básicos de computación, capacitar a agricultores en zonas pobres a formular sus presupuestos y gestionar la venta de sus cosechas, o desarrollar una App para darle visibilidad a sus productos en los principales sitios de consumo.

Garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos, en todas las edades, puede ser uno de los propósitos fundamentales del e-volunteering. Por esta razón, igualmente representa un canal factible para asesorar a las comunidades en el diseño y ejecución de sus propios proyectos de desarrollo y mejoramiento de calidad de vida, favoreciendo con ello el empoderamiento, la adquisición de conocimientos y el fortalecimiento de la capacidad de autogestión.

Un simple dispositivo conectando mentes y voluntades podría cambiarle la vida a muchas personas.

Promover y practicar el voluntariado electrónico, alegraría por igual tanto a quien generosamente aporta su tiempo y habilidades, como a quien con humildad lo recibe.


Consulte nuestra sección de Voluntariado Corporativo aquí.


(*) Biólogo, Maestro en Gerencia Ambiental y Doctor en Ingeniería. Especialista en Planeación Estratégica, Responsabilidad Social, Gestión Ambiental y Voluntariado Corporativo. https://www.linkedin.com/in/ddiazmartin/

humedal-750x325

Biodiversidad en tiempos de pandemia: el día después

*Cecilia Gómez Miliani, Dra. @cecigomezmi

En el año 2010 History Channel emitió un documental denominado La Tierra sin Humanos en el que, gracias al trabajo de la tecnología y a la asesoría de ingenieros, botánicos, ecologistas, biólogos, geólogos, climatólogos y arqueólogos, se narra lo que sucedería si la raza humana desapareciera de la faz de la Tierra.

Durante estos últimos meses, cuando la pandemia por el Covid-19 nos ha llevado a limitar nuestra movilización y permanecer dentro de nuestros hogares, los medios de comunicación y las redes sociales han reportado como los jabalíes pasean por las calles de España o de Italia, los delfines se acercan a los puertos de Cerdeña, los peces se apropian de los canales de Venecia y los ciervos llegan a los parques públicos de Japón. En este punto vale la pena preguntarnos: ¿Realmente le estamos dando un respiro a la naturaleza? ¿Podremos ver lo que en parte nos mostró el documental de 2010?

Según la Organización Mundial de la Salud, los primeros casos de coronavirus (Covid-19) fueron reportados en diciembre de 2019, y no es sino hasta marzo de 2020 cuando este mismo organismo caracteriza al brote de este nuevo virus como una pandemia, término que significa que ésta es una enfermedad epidémica que se extiende simultáneamente por varias partes del mundo. A medida que el virus fue ganando terreno, los países fueron decretando cuarentenas para su población, unas más estrictas que otras. 

Desde que se reportaron los primeros casos hasta hoy, apenas han transcurrido 4 meses. Veamos algunos ejemplos que nos permiten revisar si este tiempo es suficiente para que el ambiente se recupere en forma natural:

  • Los elementos primarios de todo ecosistema son los organismos vegetales. Allí comienzan las llamadas cadenas alimenticias que son la base de las relaciones entre los entes vivos de un espacio geográfico determinado. Dependiendo del daño (tala, deforestación, incendio) un bosque puede tardar entre 10 y 100 años para restaurarse.
  • En el caso de la fauna silvestre el período de restablecimiento depende de la especie. Por poner un ejemplo, en México, la recuperación del lobo gris mexicano (Canis lupus baileyi) se ha tomado más de 20 años

Sumado a esto es importante señalar que aunque estamos “cautivos” en nuestros hogares, seguimos generando residuos sólidos, seguimos utilizando la electricidad que en muchos países proviene de plantas termoeléctricas, seguimos usando el agua y, por lo tanto, contaminándola… así que el descanso que le estamos dando a la Tierra es muy relativo.

La presencia de fauna silvestre en zonas urbanas tal vez puede deberse a que son especies cuyos espacios naturales hemos invadido y que, al no conseguir su sustento, lo buscan en nuestras calles y plazas, ahora desiertas. También cabe pensar que, tal vez, en nuestro cautiverio nos hemos vuelto más observadores, más atentos, y tenemos el tiempo para contemplar y escuchar las aves que siempre surcaron nuestro cielo pero que con nuestra vida agitada no habíamos percibido.

Ojalá que este tiempo sirva para entender la dimensión exacta y comprender la gran responsabilidad de nuestra presencia en este punto del Universo; que finalmente comprendamos que solo somos una pequeña parte de este gran ecosistema que se llama Tierra.


*Ingeniero de los Recursos Naturales Renovables, con Maestría en Gerencia Ambiental y Doctorado en Economía y Administración de Empresas. Docente Jubilada de la Universidad Ezequiel Zamora-Venezuela. Directora del Campus Virtual de Vitalis – cgomez@vitalis.net

Archivos

Categorías