bandera panama

Panamá entre economías más competitivas del Mundo

  • Entorno macroeconómico y eficiencia de su mercado sustentan la posición.
  • Emprendedores del itsmo centroamericano se reunirán el 11 de octubre para impulsar el emprendimiento en Panamá.
  • The Hunter Entrepreneurs Project (HEP), busca integrar y fortalecer la comunidad de emprendimiento en Panamá, transfiriendo conocimientos, financiamiento, beneficios y redes de contacto para la consolidación de sus proyectos.

(Ciudad de México, 5/oct/2016). El Foro Económico Mundial sitúa a Panamá como la segunda economía más competitiva en América Latina en 2016, ocupando la posición 42 en el ranking mundial. Las razones principales: su entorno macroeconómico, la eficiencia de su mercado y al desarrollo de su mercado financiero.

Por esta razón The Hunter Entrepreneurs Project (HEP), llevará a cabo el próximo 11 de octubre el encuentro “Primer Grito de Emprendedores” que busca hacer crecer la comunidad del emprendimiento en Panamá y brindar un espacio donde el emprendedor pueda: aprender, conocer, compartir, interactuar y divertirse.

De acuerdo con Christian Delacruz, su promotor y fundador, “el Grito de emprendedores hace analogía al grito de independencia pero en sentido de independencia económica, de tiempo, de ser libre para emprender y administrar de manera personal y total el tiempo de cada individuo de manera personal”.

HEP es una iniciativa creada por emprendedores para emprendedores (E2E) y entre sus objetivos, busca dar a conocer nuevos mecanismos y herramientas para integrar y fortalecer el ecosistema competitivo panameño, transfiriendo conocimientos, financiamiento, beneficios y redes de contacto para la consolidación de sus proyectos.

En opinión de Delacruz, HEP será la primera plataforma en Panamá en integrar servicios educativos y financieros y buscará ayudar a los emprendedores en la ejecución y materialización de nuevos negocios de alto valor. La plataforma tecnológica incluirá herramientas para el financiamiento de startups y proyectos.

El encuentro se realizará este 11 de octubre y es organizado por W3H y Origami Estudio Creativo, contando con el apoyo de QLU (Quality Leadirship University), Movistar, Gold Data y la organización no gubernamental internacional VITALIS.

Más información +507-3937101 y heproject@bk.ru

fosca-colombia

Eco-nomía en Colombia

rosangela-blancoPor Rosángela Blanco Rodríguez (*). @RosangelaBlanco

Desde la perspectiva de la población mundial en general, puede ser que los aspectos medioambientales no tengan relación alguna con lo financiero, que estén completamente asilados de la economía o que incluso lo vean como algo en lo que se “gasta” mucho dinero.

Quizás a la mayoría de las personas les molestará esforzarse en cambiar su estilo de vida, sus paradigmas, para generar nuevos hábitos que los lleven a una armonía con el ambiente. Tal vez, considerarán que es costosa cualquier modificación en la rutina diaria para favorecer nuestro entorno.

Sin embargo, basándonos en la definición del Desarrollo Sustentable, es algo a lo que todos queremos llegar, entendiendo que el ambiente, la economía y lo social deben estar íntimamente relacionados, en equilibro para que las sociedades progresen como debe ser. En función de eso, muchos organismos y estados en todo el planeta están trabajando para acercarse al tan anhelado desarrollo.

En este sentido, Colombia ha dado un paso importante a través del acuerdo que define la Agenda de Cooperación entre el Gobierno Nacional y el Sector Financiero Colombiano. Dicho convenio está cimentado principalmente en la protección del medio ambiente como un esfuerzo conjunto entre los organismos públicos y privados, lo cual se estipula en la Declaración de Río de Janeiro, de 1992; la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, del 2000, y la Cumbre de la Tierra de Johannesburgo, de 2002.

A través de este Protocolo Verde, como ha sido denominado, se acuerdan una serie de estrategias que buscan el desarrollo sustentable a través de la responsabilidad ambiental, sin comprometer los intereses de las futuras generaciones.

Estos acuerdos incluyen la facilidad de crédito y/o inversión para promover el uso sostenible de los recursos naturales renovables y la protección del medio ambiente, además de impulsar en sus procesos internos el consumo sostenible.  Como tercera estrategia, procura considerar en los análisis de crédito e inversión, y los impactos y costos ambientales y sociales de los proyectos a financiar.

Esta alianza seguramente permitirá, entre otras cosas, apoyar el compromiso al que ha llegado Colombia a nivel internacional, de reducir en 20% las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2030, así como muchas otras metas del país en materia ambiental.

Con estas acciones se demuestra que sí es posible tomar en cuenta los elementos fundamentales para el desarrollo de una nación y del mundo entero, desde la silla de un político o desde la oficina de un banquero. Igualmente, demuestra que si se puede trabajar en equipo con todos los integrantes de las distintas sociedades para lograr la calidad de vida que cada ciudadano se merece.

Ahora falta que todos podamos estar enterados e involucrados en estas acciones para que realmente sean efectivas y permitan generar y vivir el cambio.

(*) Educadora y Especialista en Gestión Ambiental. Presidenta de VITALIS Colombia.

Imagen cortesía de Rosángela Blanco, Municipio Fosca – Departamento de Cundinamarca, Colombia.

field-196173_640

El desarrollo sustentable, un concepto muy elevado

ana-beatrizAna Beatriz Cruz Sánchez / @AnaBeatrizCS *

Imaginar un equilibrio entre la naturaleza y el ser humano ahora parece ser sólo un sueño, pero también representa un gran reto que hoy debemos plantearnos.   Afortunadamente hemos entrado a una etapa en la cual contamos con la suficiente información para pasar de una idea en que la naturaleza está para servirnos, a un planteamiento en que podemos vivir de manera equilibrada con el medio ambiente.

La mayor amenaza a la que nos estamos enfrentando son las modificaciones que la actividad humana está realizando a la atmósfera, a través de la emisión de gases de efecto invernadero y el calentamiento global. La Organización de las Naciones Unidas tiene como principal interés el garantizar el bienestar social de la población en equilibrio con el planeta, como se muestra a través de los 17 objetivos de Desarrollo Sustentable.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elaborado un nuevo modelo de calidad del aire que confirma que 92% de la población mundial vive en lugares donde los niveles de calidad del aire exceden los límites fijados por la OMS. De allí que alrededor de 3 millones de muertes al año están relacionadas con la exposición a la contaminación del aire.

El documento final de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible declara que se deberá “promover un crecimiento económico sostenible, inclusivo y equitativo, que cree mayores oportunidades para todos, reduzca las desigualdades, eleve los niveles básicos de vida, propicie el desarrollo social equitativo y la inclusión, y promueva la gestiona integrada y sostenible de los recursos y ecosistemas naturales”.

Existe gran cantidad de estudios e investigaciones que nos confirman que no podemos continuar viviendo como los estamos haciendo, estamos en un momento de transición y es necesario cambiar nuestros paradigmas. Por lo tanto, nos deberíamos preguntar, ¿por qué no se ha reflejado un cambio real en las políticas públicas y nuestro consumismo desbordado?

Considero que la forma en las que hoy transmitimos y comunicamos todas aquellas investigaciones que demuestran que la población humana está muriendo por la contaminación, los efectos adversos por las afectaciones a los ecosistemas y la devastación de nuestros bosques, no es la correcta; sólo se queda en las altas esferas científicas y en los estudiosos del tema, no baja de manera comprensible a toda la población.

Mi planteamiento es dejar de utilizar concepciones elevadas, clasificar y desclasificar contaminantes, hacer correcciones en la utilización de conceptos y hacer una comunicación más efectiva buscando un entendimiento hacia esa conexión que tiene el ser humando con la naturaleza.  Que el desarrollo sustentable deje de ser una moda, un concepto que usen las empresas para atraer nuevos compradores, una idea vaga de presunción, sino una transición de la idea de que podemos explotar los recursos naturales sin ninguna consecuencia, a una en que el medio ambiente forma parte integrante de nuestra existencia, lograr una modificación de nuestros valores y de nuestras actitudes, buscar esa conexión que tenemos con el medio ambiente y con otros seres humanos.

La publicación “El desarrollo sostenible en la práctica. La aplicación de un enfoque integrado en América Latina y el Caribe”, publicado por PNUMA pone en evidencia todos los objetivos y metas planteadas en las grandes esferas internacionales de una manera ejemplificada, los tres ejes del desarrollo sustentable los convierte en acciones claras y entendibles: Proteger el planeta- no dejar a nadie atrás- y prosperidad para todas las personas.

  • Licenciada en Mercadotecnia
cabo-san-lucas-81367_1280

Acciones y retos del turismo sustentable en México

gloria-chongGloria Antonieta Chong Morales (*)

México tiene retos importantes en materia de turismo sustentable por alcanzar a pesar de que cuenta con una legislación alineada a los principios del Código Ético Mundial para el Turismo y una vasta riqueza natural, cultural, arqueológica, gastronómica, religiosa, artesanal y folklórica.

La inclusión política de los principios del Código se reflejan en la Ley General de Turismo y su Reglamento, y su instrumentación se logra a través de estrategias, convenios, programas y fondos por parte de la Secretaría de Turismo. Creando alianzas no solo con otros países y organizaciones internacionales, sino también sinergias al interior y con las comunidades.

México, alineado a los compromisos que ha establecido con la Organización Mundial del Turismo y a los Objetivos de Desarrollo Sustentable, se encuentra sensibilizado en el cuidado de los recursos naturales y del equilibrio ecológico del hábitat, por lo que ha enfocado sus esfuerzos en plantear acciones para el ahorro de energía, reúso y tratamiento del agua, reciclaje de residuos, cuidado de flora y fauna en peligro de extinción y en acciones contra el cambio climático.

Sin embargo, estas acciones han sido encaminadas sólo a los principales destinos turísticos de México y no hacia el desarrollo turístico y sustentable de pequeñas comunidades, las cuales se verían beneficiadas por acciones encaminadas hacia la recuperación, restauración y conservación de los sitios culturales y la preservación de los ecosistemas.

Para ello, es necesario el desarrollo de proyectos que nos permitan identificar y definir la infraestructura requerida para prestar servicios turísticos con base en el cálculo de su capacidad de carga, lo que permitirá fortalecer y desarrollar sus cadenas de valor económicas y sociales.

Esto requiere además de capacitación y concientización, esquemas de financiamiento, pero sobre todo, de la participación activa de la propia comunidad, instituciones educativas, iniciativa privada y del gobierno en sus diferentes niveles.

De esta manera, se puede determinar y encauzar objetiva, holística y efectivamente los recursos y esfuerzos para lograr el fortalecimiento del turismo en esas zonas, y con ello el crecimiento económico, la mejora de la calidad de vida de las comunidades involucradas y el cuidado de los recursos naturales, bajo un esquema claro y transparente de participación.

(*) Ingeniera Química Administradora, gcapri72@me.com

Imagen del Cabo San Lucas cortesía de pixabay.

foto-de-inicio-artico-3

¿Realmente estamos comprendiendo lo alarmante del Cambio Climático?

Alfonso Pancaralonso-pemexdo Cortazar (*)

Hasta hace seis meses yo era uno de los mortales preocupados por el medio ambiente, hasta que todo se “complicó” cuando entré a estudiar una Maestría en Tecnologías en Desarrollo Sustentable en la Universidad Anáhuac de México. Jamás imaginé lo alarmante que, en realidad, es el cambio climático en el mundo.

Durante los últimos meses, he revisado diversas publicaciones ambientales, tanto por principiantes como por profesionales, de organizaciones oficiales o empresas privadas. Desafortunadamente me encontré que entre más leía, más se complicaba el dimensionar la problemática del calentamiento global.

Un ejemplo es la alerta de nuevo récord en la concentración de gases de efecto invernadero emitida por la Organización Meteorológica Mundial en 2014, cuyo principal problema no radica en el fenómeno en sí, sino en su incremento desmedido.

Pero hay otros datos realmente alarmantes:

  • El año 2015 fue el año más cálido desde que existen registros, que iniciaron en 1880.
  • El mes de diciembre de 2015 fue el más cálido de los últimos 136 años.
  • Aún más, diez de los doce meses de 2015 registraron temperaturas récord.

El derretimiento de los polos y de los glaciares a nivel mundial es aún más impactante, como se muestra en la foto del inicio en un poco más de 30 años (1984-2016) se ha perdido una tercera parte de los glaciares del Ártico o polo Norte.

Independientemente de los efectos que se mencionan constantemente, de que se ha agudizado la intensidad que tienen los desastres naturales como las super tormentas, huracanes o grandes sequías, o la frecuencia del efecto del niño o el efecto de la niña, se tienen efectos más palpables, más cercanos, como es el caso en la Ciudad de México, que hace unos años no se requería aires acondicionados en los edificios o en los automóviles y ahora ya son básicos en los mismos.

Debemos despertar, primero nosotros, e iniciar con pequeñas acciones, disminuyendo el consumo de agua y el sobre-consumo de los recursos naturales, y reciclar lo más posible. Después, con nuestro ejemplo, concientizar a las personas y empresas de nuestro entorno, como dice el dicho “Las palabras convencen, el ejemplo arrastra”.

Les invito a iniciar la concientización con dos temas. Revisen lo que es la Calculadora de la Huella de Carbono (es la cantidad de gases efecto invernadero que emites en tu vida diaria) y vean una película que se llama “La era de la estupidez”.

Vamos, iniciemos.

 

(*) Ing. Industrial en Química, Especialista en plantas de procesos de gas y en proyectos de inversión del sector petrolero, apancc2009@gmail.com

 

Crédito de la imagen:  NASA.

port-arthur-1584098_640

Geopolítica de los recursos naturales

32472854-3804-4422-b7cf-0fd0d5383b73Rafael Josué Otero Kim *

En las economías y políticas públicas de muchos países, los recursos naturales juegan un papel importante en su desarrollo económico.

A través de la geopolítica de los recursos naturales, las dirigencias gubernamentales y la sociedad pueden conocer las ventajas y desventajas de los recursos que proporciona la naturaleza en sus países respecto al resto del mundo.

Desde las épocas más antiguas, todas las naciones han establecido posturas, premisas, políticas, leyes y reglamentos, para el uso y conservación de sus recursos naturales, así como para la protección al medio ambiente.

Uno de los ejemplos más claros en la geopolítica de los recursos naturales son los hidrocarburos. Durante las últimas décadas, hemos visto como los principales países productores de petróleo han impactado a las economías de todos los países, fenómeno que se presenta principalmente por el “capitalismo”, sistema económico imperante, así como por la globalización y las políticas públicas.

En el ejemplo anterior podemos ver como dichos países influyen de manera negativa o positiva en las economías de las naciones productoras con menor capacidad económica.

Las alteraciones en los precios, sin considerar las afectaciones y daños colaterales, son alarmantes. Como objetivo primordial se encuentra la “generación del valor económico agregado” y el ”bienestar social” en el corto plazo de la población del país altamente productor, dejando en un segundo plano a la creación del valor compartido entre las naciones con menor capacidad productiva, sin darse cuenta que con el paso del tiempo se impacta de manera negativa a la geopolítica de los recursos naturales.

Todo lo anterior ha generado conflictos y guerras entre los países, ya que ninguna nación es autosuficiente, por más poder económico que tenga. El equilibro de sus economías y por ende el de sus recursos naturales, dependen directamente del resto del mundo.

Un dato interesante es que los países industrializados contribuyen con 80% de las emisiones de gases efecto invernadero, y sin embargo, el resto del mundo que aporta solo 20%, resulta ser el más afectado. Por ejemplo, Estados Unidos de Norteamérica consume 25.4% de toda la energía eléctrica que consume el mundo y su población representa únicamente 5% de la población total.

Desafortunadamente no podemos cambiar el sistema económico que persiste en el planeta, pero si podemos empezar a realizar cambios internos y propuestas atractivas en nuestras organizaciones que coadyuven a que las políticas en el manejo de los recursos naturales funcionen como fueron planteadas en los planes nacionales de desarrollo y después poder identificar las brechas y áreas oportunidad reales.

El cambio y las mejoras de la geopolítica de los recursos naturales deben iniciar de manera personal. También es importante que los acuerdos internacionales en materia de recursos naturales abarquen a la mayor cantidad de países y exista un compromiso tangible en su cumplimiento, aplicación y trazabilidad.

Es relevante mencionar que la diversidad de la geopolítica es un factor a tomarse en cuenta en la aplicación de los tratados, ya que la diversidad de los factores culturales, sociales, económicos y políticos es amplia, y por ende la implementación no será la misma en todos los países. Por ello es indispensable que en los foros y organizaciones internacionales se tome en cuenta el grado de diversidad y se apoye a los países para que la aplicación de los tratados se realicen de manera adecuada, respetando los factores antes mencionados.

Si bien es cierto que los recursos naturales son una fuente de vida y un elemento fundamental en el equilibro de la ecología y del hábitat de todos los países, en algunas naciones tienen una mayor relevancia por la importancia que tienen para su desarrollo económico. Por ejemplo, en América Latina, los recursos naturales tienen un papel preponderante en el desarrollo sustentable.

Debido a que en el ámbito mundial existe una escasez generalizada de recursos, la administración consciente y adecuada los mismos es fundamental para que estos puedan desempeñar un papel estratégico en el desarrollo económico.

No se trata únicamente de explotar y vender de manera irracional los recursos naturales. Algunos países como Brasil han demostrado en muchas de sus empresas  grandes ejemplos de un uso eficiente y racional de los recursos, impulsando corporaciones con un alto grado de responsabilidad social y ambiental. Estados Unidos, por el contrario, ha sido un tanto resistente a las políticas internacionales para el cuidado del medio ambiente y de los recursos naturales.

La diversidad y variabilidad del comportamiento de la geopolítica a nivel mundial tiene una gran relevancia e impacto sobre el manejo y uso de los recursos naturales.

Todos los seres que habitamos en este planeta debemos vivir en armonía con el medio ambiente, para que nuestras futuras generaciones puedan disfrutar de sus beneficios para vivir plenamente.

(*) Licenciado en Administración de empresas, rafael.josue.otero@gmail.com

 

agua

El Agua, un bien estratégico más valioso que el petróleo.

lelinLenin Carranza Torruco *

El Agua es un bien estratégico más valioso que el petróleo, porque sustenta la vida.

No se equivocan quienes aseguran que la tercera guerra mundial será por el agua, ya que es un derecho universal. Sin embargo, su disponibilidad está sesgada por factores como la contaminación, la manipulación económica y las políticas públicas. Con el crecimiento de las poblaciones, su uso aumenta, convirtiéndola en un bien estratégico para las naciones.

La creciente demanda de agua para la agricultura, la industria y el consumo doméstico acota el crecimiento económico a las zonas con abundancia. Para el caso de México, cada administración gubernamental establece en el Plan Nacional de Desarrollo, la Gestión Integral de los Recursos Hídricos en sus diferentes niveles, pero son planes a corto plazo.

La precaria planificación y sobre todo la carencia de educación ambiental, dentro de las políticas públicas, limita el tratamiento de aguas residuales y consecuentemente su reutilización. Esta falta de conciencia colectiva para el manejo y uso adecuado del agua dulce, genera desperdicios, daños a la salud y al medio ambiente, que al final inciden en gastos para mitigar las consecuencias.

En la Constitución Política de México está claramente definido el marco legal en materia de Aguas (Art. 27) y las Leyes que de ella emanan, su reglamento para la explotación, uso y aprovechamiento, así como su distribución y control. Sin embargo, el tema de la privatización que busca modificar la Ley de Aguas Nacionales y la Ley Federal de Derechos para que privados controlen y cobren por la prestación del servicio, es un tema que nos atañe a todos como ciudadanos y que no podemos dejar pasar por alto. Ni siquiera hemos sido capaces de administrar adecuadamente tan valioso recurso, pero ya lo pretenden privatizar.

Estamos obligados a participar en la búsqueda de soluciones y alternativas de crecimiento y desarrollo sustentable, orientadas a la preservación del medio ambiente de forma integral, que además consideren mitigar y reducir el impacto de nuestras actividades sobre los recursos hídricos.

Sus propuestas y comentarios son bien recibidos, porque estoy convencido que trabajando juntos podemos, alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible.

El agua es un bien estratégico más valioso que el petróleo, porque sustenta la vida. En la especie humana radica la posibilidad de disfrutarla a perpetuidad.

(*) lctorruco@gmail.com.

Fuente de la imagen del agua: Aizpun

abr-basura-07-13

¿Qué hacer con nuestros residuos?

crisoforo-mecinas-cruz Crisóforo Mecinas Cruz (*)

Durante los últimos 50 años, la población mundial se ha multiplicado considerablemente planteando una serie de retos para las ciudades. Solo para tener una idea, en 2012 se generaban 1,300 millones de toneladas anuales de residuos en el mundo y se espera que para 2025 la cifra aumente a 2,200 millones de toneladas.

A medida que se ha incrementado el volumen de residuos, también ha aumentado el tiempo requerido para su degradación, como es el caso de las bolsas plásticas y de muchos equipos electrónicos, los cuales representan un riesgo al medio ambiente. Estos materiales contienen componentes tóxicos que requieren un proceso especializado para su recolección, disposición y tratamiento.

En muchas ciudades la disposición de residuos se continúa realizando al aire libre o mediante la quema indiscriminada de los mismos, lo que ha ocasionado la contaminación del suelo, los ríos e inclusive los océanos, al ser vertidos directamente en ellos. Por ello requerimos llevar a cabo una gestión integral de los residuos mediante la implementación sistemática de acciones para su manejo, incluyendo normativas, operativas, financieras, de planeación, sociales, educativas, y de monitoreo, entre otras.

Tales acciones comprenden todo su ciclo, desde su generación hasta la disposición y tratamiento final, con el objeto de lograr beneficios ambientales, y la optimización económica de su manejo y su aceptación social, conforme a las circunstancias de cada localidad o región. Lo anterior es parte de la responsabilidad conjunta entre productores, distribuidores, consumidores y de los gobiernos, entre otros actores.

Nuestro papel como consumidores debe enfocarse en tres principios básicos para disminuir la producción de residuos y reducir su impacto en el medio ambiente. El primero es la reducción, evitando el consumo de productos que generen mayores residuos, como es el caso del agua y de los refrescos que vienen en botellas de pet, así como productos cuya vida útil sea muy corta, como en el caso de algunos aparatos electrónicos. El segundo es la reutilización, eligiendo aquellos cuyo envase podamos volver a utilizar como contenedores o materias primas en otro proceso. El tercero es el reciclado, para lo cual hay que revisar sus características  y separarlos desde la fuente para facilitar dicho proceso.

Mediante estas acciones podemos empezar a reducir el daño que nuestros residuos causan al ambiente debido a la contaminación del suelo, del agua o del aire. No  olvidemos que cada acción cuenta y si las sumamos para resolver el complejo problema de los residuos, podemos ayudar a su solución.

(*) Ingeniero Civil, cmecinas@hotmail.com

Fuente de la imagen de basura: Diario El Argentino.

hydraulic-fracture

Reconociendo las externalidades negativas del fracturamiento hidraúlico

img-20161122-wa002_editAntonio Damián Franyutti León* / @adfral

Existe una dicotomía entre los beneficios económicos del fracturamiento hidraúlico (FH) y las externalidades negativas asociadas a su explotación. Lamentablemente los gobiernos Latinoamericanos han optado por los beneficios económicos a corto plazo, argumentando “el bienestar de la población” sobre la aplicación del principio precautorio de la legislación ambiental.

El FH es un método de extracción de petróleo y gas empleado en formaciones rocosas de muy baja permeabilidad. Durante el proceso se inyecta un fluido altamente presurizado a la formación, (agua, arena y productos químicos), la presión agrieta la formación rocosa y la arena mantiene las microfisuras abiertas lo que permite que los productos fluyan.

Sin embargo, existen impactos ambientales asociados, con implicaciones sociales y económicas, que no han sido bien evaluadas en Latinoamérica, mientras en algunos países de Europa esta técnica se encuentra prohibida.

Una externalidad negativa es el costo que se impone a alguien externo y no a las partes que decidieron ejercen la misma. Bajo este contexto, las comunidades aledañas a los sitios de explotación por FH son quienes resultarán directa o indirectamente afectados, traducida como pérdida de bienestar en el tiempo. Estos impactos ambientales se evidencian en las aguas, emisiones a la atmósfera y suelos.

La contaminación del agua se hace evidente cuando el gas, el fluido o los recortes de perforación migran hacia los acuíferos. Las emisiones a la atmósfera (CH4, CO2, COV’s, NOx, SOx, PST y BTEX)  tienen su origen en el consumo de combustibles fósiles durante el ciclo de vida del FH. En lo que respecta a contaminación al suelo, las fugas en sitios de almacenamiento de residuos, descargas intencionales, derrames de productos químicos o derivadas de tomas clandestinas, pueden ocasionar pérdidas irreversibles a la biodiversidad, al paisaje y a terceros.

Frente a esta situación es necesario, valorarla y actuar en consecuencia, ya que pudiera ser demasiado tarde y los costos asociados por los impactos ambientales y sociales serán incuantificables.

Por lo tal motivo, se deben de desarrollar estudios para el cálculo de estas externalidades considerando las metodologías de la ruta de impacto o de evaluaciones del ciclo de vida e identificar las categorías de impacto sobre las que habrán de centrarse los esfuerzos de valoración económica.

Reconocer las externalidades negativas del fracturamiento hidráulico debe ser una prioridad.

* Ingeniero Químico, estudios de postgrado en Francia en Ingeniería Ambiental. Especialista ambiental en Petróleos Mexicanos. Profesor de Ingeniería Ambiental en la Universidad Tecnológica de México Campus Cuitláhuac.

Contacto: adfranyuttil@gmail.com, Linkedin: https://mx.linkedin.com/in/antonio-d-franyutti

Crédito de la imagen: Portal del Petróleo

Archivos

Categorías